miércoles, 18 de abril de 2018

«PÍO XII FUE SANTO, PERO ISRAEL BLOQUEA SU CANONIZACIÓN» (CARDENAL SARAIVA MARTINS)

Traducción de la noticia publicada en THE EPONYMOUS FLOWER. Imagen propia.
  
Pío XII -Pastor Angélico-, Mártir de la Fe
   
Israel presionó para bloquear la beatificación del Papa Pío XII. Esto según dijo el Cardenal José Saraiva Martins, ex-prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos al diario romano Il Messaggero.
 
Desde 1998 a 2008, el cardenal portugués estuvo encargado del proceso eclesial de beatificación y canonización por diez años. Durante su gestión, fueron elevados a los altares 1320 santos y beatos. Entre ellos hubo 500 mártires, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que fueron asesinados en la Guerra Civil Española por miembros del Frente Popular, beatificados en conjunto en 2007.
 
Mirando hacia atrás, el cardenal Saraiva Martins lamenta una beatificación fallida que ya era considerada cierta. La presión ejercida por “Israel y la comunidad judía” contra el Papa Pío XII (1939-1958) no lo elevó a los altares, dijo el cardenal. La presión había inicialmente ralentizado el proceso de beatificación en marcha, hasta que finalmente fue bloqueado. Israel y la comunidad judía han rechazado la idea de beatificar al Papa, que reinó durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos acusaron al jefe de la Iglesia de no condenar públicamente el Holocausto.
 
«He intentado hacer todo lo que fue posible, y estoy contento de haber llevado la ‘posítio’ del Papa Pacelli al nivel de venerable siervo de Dios».
     
En su conversación con Franca Giansoldati del diario romano Il Messaggero, el cardenal hizo la claridad de que esperaba que “finalmente” beatificaran a Pío XII. «Él no tuvo misterios sobre la presión negativa», dijo el diario.
 
«Cuando yo era prefecto de la Congregación, un día el embajador israelí vino a la Santa Sede para verme y expresó su irritación al respecto. Me pidió que dejara el caso», dijo.
 
En 2016, el cardenal había dicho que el Papa Francisco «podría beatificar incluso hoy» a Pío XII, pero que no lo haría por causa de la resistencia judía.
 
El cardenal no tiene dudas sobre la fama de santidad del Papa Pacelli:
«He estudiado su vida a fondo. Hizo lo que pudo por ayudar a los judíos y a los perseguidos. El Vaticano estaba lleno y también Castel Gandolfo. Hizo abrir las puertas de los conventos. Le acusan de haber callado, sin tener en cuenta el efecto que sus palabras hubieran tenido para tantos conventos e iglesias. Hitler le detestaba. La cuestión debe verse en su contexto histórico, y deben estudiarse los documentos como yo lo he hecho. Pío XII fue un santo».
  
El cardenal, que ha acompañado muchas canonizaciones, ha sido invitado por el el Papa Francisco para presentar su nueva Exhortación Apostólica Gaudéte et Exsultáte sobre el llamado a la santidad el pasado lunes. Su presencia fue la ocasión para la conversación con la periodista Giansoldati.
  
Al comienzo del pontificado de Benedicto XVI, los procedimientos eclesiales fueron completados. Luego de mucha presión, el papa suspendió el trámite y ordenó una nueva revisión documental. Al mismo tiempo, una Comisión Histórica israelí-vaticana, fue objeto de considerables reproches luego de varios años de trabajo. En el Memorial del Holocausto Yad Vashem, debido al estudio de los documentos, el texto negativo bajo la imagen del Papa fue corregido. Pero esto no conllevó a reasumir el proceso de beatificación.
   
COMENTARIO DE JORGE RONDÓN SANTOS
La misma historia y libreto, aunque con distintos personajes y motivos: Isabel la Católica (expulsó a los marranos -falsos convertidos- de España), León Dehon -en religión Juan del Sagrado Corazón- SCJ (afirmó que el Talmud es un libro corruptor y sostuvo que los judíos, odiadores de Cristo, son racialmente ávidos por el oro y favorecen a los enemigos de la Iglesia), Pío IX (el caso de Edgardo Mortara), y ahora Pío XII, a quien la judería -la misma que durante la guerra financiaba a Stalin, Churchill y Hitler para que se dieran plomo, y luego le ordenó a Truman arrojar las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki- no le perdona que por su mano recibiera Israel Zolli, el Gran Rabino de Roma durante la guerra, el Sacramento del Bautismo y adoptara en su honor el nombre de Eugenio.
   
Aparte, como dijera el entonces Gran Rabino de Dinamarca, Marcus Melchior, «si el Papa hubiera hablado, Hitler habría masacrado a muchos más de los seis millones de judíos (sic) y quizá a 10 millones de católicos». Y es que, lejos de épocas como en las Cruzadas -cuando el Papa podía nombrar y deponer reyes y emperadores con una sola palabra-, los decretos papales provocan actualmente la más desencajada risotada por parte de los regímenes anticristianos. No por nada Hitler quiso apresarlo, y la KGB le difamó en vida y después de muerto.
 
En todo caso, Pío XII, el verdadero Papa de Fátima y Mártir de la Fe, fue y es Santo, independientemente de cualquier declaración por parte de la deuterovaticanidad (que de todos modos, no tendrá ningún valor, ya que LOS USURPADORES CONCILIARES -DESDE RONCALLI EN ADELANTE- NO TIENEN AUTORIDAD NINGUNA SOBRE LA IGLESIA).

CONSAGRACIÓN DIARIA A SANTA MARÍA

LATÍN
O Dómina mea! O Mater mea! Tibi me totum óffero, atque, ut me tibi probem devótum, consécro tibi hódie óculos meos, aures meas, os meum, cor meum, plane me totum. Quóniam ítaque tuus sum, o bona Mater, serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam. Amen.

O Dómina mea! O Mater mea! Meménto esse me tuum. Serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam.
  
TRADUCCIÓN
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo Vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén. 
  
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Acordaos que soy vuestro. Guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.
  
Oración compuesta por el P. Nicolás Zucchi SJ en 1598. El Papa Pío IX, mediante decreto de la S. C. de Indulgencias fechado a 5 de Agosto de 1851, otorgó por esta oración y jaculatoria 100 días de Indulgencia una vez al día a cuantos la rezaren mañana y tarde con la debida contrición, implorando a la Santísima Virgen auxilio en las tentaciones, en especial contra la castidad; Indulgencia Plenaria al mes, con las condiciones de rigor; y otros 40 días cada vez que se rece la jaculatoria cuando se vea asaltado por las tentaciones.

OBISPO SIRO-ORTODOXO: «AL ASSAD PROTEGE A LOS CRISTIANOS, Y OCCIDENTE LOS QUIERE DESTERRAR DE SIRIA»

Por Julio Llorente para LA GACETA (España)
  
Mar Nicolaos Matti Abdulahad, Vicario Patriarcal para España de la Iglesia Siro-ortodoxa de Antioquía
 
El pasado viernes por la noche, Estados Unidos, en coordinación con Francia y Gran Bretaña, atacó el territorio sirio como represalia al supuesto –e indemostrado– uso de armas químicas por parte del Gobierno de Bashar Al Assad contra la población de la región de Guta, en la campiña de Damasco. Tras el ataque, cuestionable desde el punto de vista del derecho internacional, tanto los líderes políticos como los medios de comunicación occidentales han manifestado una suerte de macabro regocijo.
  
Sin embargo, quizá no nos deberíamos dejar embaucar por las almibaradas palabras de las élites occidentales. Y es que estas almibaradas palabras son exactamente opuestas a las que pronuncian aquellas personas que han pagado más cara la guerra en Siria: los cristianos. Así, éstos –si tenemos en consideración las declaraciones de sus representantes– anhelan la permanencia en el poder de Assad, quien les ha protegido de la barbarie islamista durante muchos años.
   
El vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, Mons. Nicolaos Matti Abdulahad, ha hablado precisamente sobre esto en el programa de Radio Inter ‘Buenos días, España’, dirigido por Rafael Nieto. En este sentido, el prelado se ha mostrado convencido de que la continuidad del actual jefe de Estado sirio sería positiva para los cristianos: «El Gobierno y el Ejército sirio defienden a los cristianos y respetan a la población», ha señalado, afanándose en demostrar la falsedad de las acusaciones que se lanzan contra Assad.
   
En esta misma línea ha abundado el periodista Iván de Vargas, que también ha participado en la tertulia de Radio Inter. De este modo, de acuerdo con Vargas, uno de los objetivos perseguidos por Estados Unidos es eliminar la presencia cristiana en Siria (y eso no podría lograrse con Assad en el poder): «El objetivo de Occidente es redefinir las fronteras y vaciar de cristianos Oriente Medio».
  
EL ATAQUE DE TRUMP
Asimismo, tanto de Vargas –autor del blog ‘SOS cristianos’– como el purpurado han reflexionado sobre el verdadero propósito de los bombardeos ejecutados por los países occidentales en Siria este fin de semana. Un propósito que estribaría en debilitar al Gobierno de Assad y en ‘dar oxígeno a los llamados rebeldes moderados’.
  
Por otro lado, el periodista ha negado que, como asegura Trump, Estados Unidos haya dirigido sus ataques exclusivamente a centros de producción y almacenamiento de armas químicas: «Trump alega que sólo se bombardearon centros de fabricación de armas químicas. Esto es falso. Fueron bombardeadas muchas áreas de Damasco, incluido un centro de investigación contra el cáncer».
  
En este sentido, también se ha mostrado sobremanera crítico con los medios de comunicación, a los que acusa de olvidar la verdad. «Los medios de comunicación han utilizado fuentes de parte como el fantasmagórico ‘Observatorio Sirio de Derechos Humanos’, cuyo director reside en Coventry, y los cascos blancos, que han sido premiados por Al Qaeda».
   
Quizá sea ésta la causa de su sepulcral y lacerante silencio respecto a la persecución que padecen los cristianos.
  
EL DOLOR DE LOS CRISTIANOS
El periodista y el vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, que coinciden en culpar a los rebeldes financiados y entrenados por Arabia Saudí de la persecución a los cristianos, han reflexionado sobre las dimensiones de ésta: «En Siria se da el ecumenismo de sangre (sic). Los cristianos no mueren por católicos, ortodoxos o protestantes, sino por el hecho de seguir a Cristo», ha manifestado de Vargas.
  
El propio purpurado padeció la atrocidad de los crímenes de los grupúsculos terroristas: «Perdí un sobrino de 23 años en Homs. Tras hacer un examen en la universidad, entró en una farmacia de la que nunca llegó a salir. Los bombardeos de los rebeldes acabaron con él. En la misa que oficié por la salvación de su alma, le pedí al Señor el perdón de los asesinos», ha señalado, conmovido, Mons. Nicolaos Matti Abd Alahad.
   
Ya nos decía Chesterton que el verdadero significado de la caridad cristiana radica en perdonar lo imperdonable.

martes, 17 de abril de 2018

EXAMEN DE CONCIENCIA DE LOS PECADOS VENIALES, SEGÚN SAN ANTONIO MARÍA CLARET

El alma debe evitar los pecados veniales, especialmente aquellos que conducen al pecado mortal. No es suficiente, alma mía, tener una resolución firme de sufrir la muerte antes que consentir cualquier pecado grave. Es necesario tener la misma resolución frente a los pecados veniales. Aquél que no tiene este deseo dentro de sí mismo, no puede tener seguridad.
  
No hay nada que pueda darnos una seguridad cierta, como un cuidado sin interrupción para evitar aún el pecado venial más insignificante y un celo extensivo a todas las practicas de la vida espiritual -fervor en la oración y en las relaciones con Dios; fervor en la mortificación y en la abnegación, en ser humillado y aceptar desprecios, obedeciendo y renunciando a nuestros deseos; fervor en el amor a Dios y al prójimo-. Quien desee ganar este fervor y guardarlo, debe necesariamente estar resuelto siempre a evitar especialmente los siguientes pecados veniales:
  1. El pecado de dar entrada en su corazón cualquier sospecha irracional, todo juicio injusto contra el prójimo.
  2. El pecado de introducir en la conversación los defectos de otros y ofensas contra la caridad de cualquier clase, aún ligeramente.
  3. El pecado de omitir, por pereza, nuestras prácticas espirituales o cumplirlas con negligencia voluntaria.
  4. El pecado de tener un afecto desordenado por alguien.
  5. El pecado de tener una vana estimación de sí mismo, o el hablar con vana satisfacción de cosas que nos conciernen.
  6. El pecado de recibir el Santísimo Sacramento sin cuidado, con distracciones y otras irreverencias y sin una preparación seria.
  7. Impaciencia, resentimiento, cualquier objeción para aceptar las desilusiones como venidas de la mano de Dios; porque esto pone obstáculos a los decretos y disposiciones de la Divina Providencia respecto a nosotros.
  8. El pecado de darnos a nosotros mismos una ocasión, que aún remotamente, manche la santa pureza.
  9. La falta de ocultar voluntariamente a quien debe conocer (es decir, el confesor o director espiritual) las malas inclinaciones, debilidades y mortificaciones, buscando seguir el camino de la virtud no bajo la dirección de la obediencia, sino dejándose guiar por los propios caprichos [1].
NOTA
[1] Se habla aquí de situaciones ante las que podríamos tener una dirección cierta, si la buscamos, pero preferimos seguir nuestra propia luz borrosa.

lunes, 16 de abril de 2018

ORACIÓN POR LA DERROTA DE LAS IDEOLOGÍAS ANTICRISTIANAS

Oh Dios Omnipotente y Eterno, abatid las ideologías comunistas, liberales, revolucionarias, masónicas y anticristianas que tanto daño han causado a la humanidad, convertid a aquellos que han sido cautivados por tales falsedades y venced a las fuerzas políticas que se basan en tales ideologías, para que no tengan poder para hacer el mal. Enviad, oh Dios, hombres santos y sabios que desenmascaren la maldad y falsedad de estas ideologías para que nadie más las sostenga. En particular haced que en las próximas elecciones en nuestro país las formaciones políticas sustentadas en tales ideas sean derrotadas, Os lo pedimos bajo la inspiración del Espíritu Santo, por Cristo nuestro Señor. Amén.
 
Oh Padre, que en Cristo Señor nos donasteis vuestra Verdad que la Iglesia Católica nos ofrece, por la dolorosísima Pasión de vuestro Hijo divino, que murió para salvarnos a todos, incluso a los niños por nacer, por las familias y la verdadera dignidad de todos los hombres, haced que en nuestro país sean derribadas las fuerzas políticas que se oponen a vuestra Santa Iglesia y a su Doctrina, haced que sean derrotadas en las próximas elecciones, y que la Sana Doctrina Católica se difunda siempre más y triunfante también en la esfera política. Vos, ¡oh Dios!, sois Omnipotente, y todo está en vuestras Manos, por tanto haced esta obra que Os pedimos bajo la inspiración del Espíritu Santo, por Cristo nuestro Señor. Amén.
  
Virgen María, Madre nuestra Santísima, obtenednos de Dios la derrota de las fuerzas políticas anticristianas, y ayudadnos a hacerlas caer definitivamente. Vos conocéis perfectamente cuántos hijos vuestros han sido martirizados y cuántos han muerto a manos del comunismo, de las ideologías masónicas y en general, de las ideologías anticristianas: no permitáis, pues, que los secuaces de estas ideologías venzan en las próximas elecciones políticas, no permitáis que nuestra Patria sea guiada por hombres aversos a Vos, detened con vuestra potente Mano las fuerzas que quieren justificar los pecados más abominables y revelad a todos y en todas partes la maldad de las doctrinas anticristianas, y haced triunfar en nuestra patria, siempre más eficazmente, la Verdad de Cristo.
  
¡Oh Señor, por la intercesión de vuestra Madre Santísima: libradnos del ateísmo y de la inmoralidad que las ideologías anticristianas llevan consigo! ¡Libradnos de los gobernantes inspirados en ideologías anticristianas! ¡Libradnos de las fuerzas políticas anticristianas! ¡Libradnos de los pecados contra la vida, desde su concepción hasta la muerte natural! ¡Libradnos de la admisión pública y legal de los pecados impuros contra natura! ¡Libradnos de todo género de injusticia en la vida social, nacional en internacional! ¡Libradnos de la facilidad de conculcar los Mandamientos de Dios! ¡Libradnos de los pecados contra el Espíritu Santo!
  
Acoged, oh Madre de Cristo Dios, este grito cargado del sufrimiento de tantos hombres y en particular, de tantos pequeños seres humanos asesinados con el aborto a causa de las ideologías comunistas, radicales, liberales y anticristianas; ¡que se manifieste, una vez más, en la historia del mundo, el Poder infinito del Amor misericordioso de vuestro Hijo! ¡Que Él refrene el mal, transforme las conciencias, y aniquile a las fuerzas políticas anticristianas!
 
San Miguel Arcángel, defendednos en la batalla, sed nuestro amparo contra la maldad y las acechanzas del demonio y de quienes se hacen sus instrumentos. Reprímales Dios, pedimos suplicantes, y vos, Príncipe de la milicia celestial, armado con el poder divino, arrojad a Satanás y a todos los espíritus malignos que para perdición de las almas andan dispersos por el mundo esparciendo ideologías anticristianas.
  
San José, terror de los demonios, interceded por nosotros ante Dios. Interceded por nosotros, ¡oh Fortísimo Protector nuestro!, a fin que caigan y sean vencidas las potestades demoníacas y reflorezcan en los jóvenes la Fe, la Pureza, la santa Moralidad y la verdadera Caridad. Amén.
  
Oh Angélico Precursor del Señor Jesús, San Juan Bautista, interceded por nosotros. Obtenednos de Dios, para la santa Iglesia, hombres sabios y santos que, como vos, desenmascaren las falsedades de aquellos que se oponen a Dios y que abran sus corazones a la fe en Cristo. Dadle vuestra fuerza a los Sacerdotes y Obispos para que puedan guiar al rebaño a ellos confiado para abatir, con la fuerza de la oración y de la  mortificación a las potestades humanas y diabólicas que tanto mal quieren y pueden hacer en nuestro país.
 
Oh Santos Mártires, asesinados por las ideologías anticristianas en odio a la Verdad de Cristo, interceded por nosotros, por nuestro país y por el mundo a fin de que las fuerzas políticas que sobre tales ideologías se apoyan sean derrotadas en todo sentido, y que Cristo Señor finalmente reine sin oposición. Vosotros  conocisteis bien las falsedades que se ocultan en tales doctrinas, obtenednos luz para que tales falsedades sean conocidas por todos; vosotros sabéis cuánto han favorecido estas doctrinas al ateísmo, obtenednos sabiduría para reconducir a los hombres hacia Dios; vosotros conocisteis cuánta inmoralidad ha sido favorecida por estas ideologías, obtenednos santidad y penitencia para reconducir a los hombres a la Fe y Caridad verdaderas; no permitáis pues, que el comunismo, el radicalismo, el liberalismo y demás ideologías anticristianas triunfen en nuestra Patria, sino que sean derrotados aquí y en todas partes.
 
Bienaventurado Padre Pío de Pietrelcina, invencible baluarte contra el demonio, interceded con poder por nosotros ante Dios. Vos que en vida tronásteis contra las ideologías anticristianas y contra sus simpatizantes, rogad ahora por nosotros a fin de que desaparezcan el ateísmo y la inmoralidad que estas ideologías y las fuerzas políticas unidas a ellas han traído, y regrese en los corazones la Fe, la Oración, la Luz de Dios y la Caridad. No permitáis que los comunistas, los radicales, los liberales, los masones y los otros políticos anticristianos venzan en las próximas elecciones en nuestro país, sino que, con la Fuerza de Dios, sean derrotados aquí y en todas partes, y convertidos a Cristo, para la mayor gloria de Dios.
 
Oh Dios Padre nuestro, Fuente de esperanza y vida, iluminad y proteged a nuestra Patria, sobre la cual Os dignasteis en los siglos de derramar vuestro Espíritu en tantas señales de vuestra benevolencia; haced que los ciudadanos y los gobernantes mantengan sólidos los fundamentos de la Ciudad Cristiana, de la cual se hizo garante Cristo nuestro Redentor, y proclamen en todas las cosas la Realeza Absoluta del mismo Jesucristo, nuestro Señor, que siendo Dios vive y reina con Vos en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Santa María, rogad por nosotros.
Santa María, interceded por nosotros ante Jesucristo el Señor.
Rezar un Ave María.

sábado, 14 de abril de 2018

DESCUBREN CUADRO INÉDITO DE MURILLO

Noticia tomada de ABC (España)

El Museo de Bellas Artes de Valencia ha presentado la obra del pintor sevillano que la Colección Delgado ha cedido por un periodo de cinco años.
  
Imagen del cuadro de Murillo inédito que expone el Museo de Bellas Artes de Valencia - Fuente: ABC
 
El Museo de Bellas Artes de Valencia ha presentado hoy un cuadro inédito de Murillo, Religiosa en contemplación, que la colección Delgado ha cedido por un periodo de cinco años a la pinacoteca valenciana, que se suma así a la conmemoración del 400 aniversario del nacimiento del pintor.
  
Religiosa en contemplación, cuyo soporte es una gruesa lámina de cobre que los expertos datan en la segunda mitad del siglo XVII, es la sexta obra de Murillo con la que cuenta este museo valenciano, entre las que también se encuentran “San Agustín lavando los pies a Cristo, San Francisco de Asís o San Antonio de Padua.
  
A la presentación, que ha tenido lugar en el Museo de Bellas Artes de Valencia, han acudido Albert Girona, secretario autonómico de Cultura y Deporte; José Ignacio Casar, director del museo; Ignacio Cano, conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla y Rafael Romero, restaurador de la obra.
 
Ignacio Cano ha destacado que, pese a que la obra tiene características que se apartan del estilo de Murillo, sus recursos expresivos comparten con la obra del maestro sevillano la intención de transmitir emotividad y apelar al sentimiento del espectador.
  
Por su parte, Rafael Romero, restaurador de la obra, ha definido la pintura como singular y se ha referido a ella como el ejemplo de un pintor excepcional que nos dice que no tenemos que generalizar sobre sus obras.
 
El secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, ha puesto en valor las colecciones privadas que nutren, junto con los fondos públicos, las galerías de museos como el de Bellas Artes y con los que la galería lleva a cabo un trabajo silencioso que tiene sus resultados.
  
El cuadro representa el rostro de una monja joven de quien se desconoce la identidad aunque, según ha explicado Cano, entre las hipótesis descartadas se barajó la posibilidad de que fuera la hija del pintor, Francisca, quien ingresó como novicia en un convento de Dominicas en Sevilla.

NOVENA EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR

Adaptación y traducción de la novena atribuida al padre Luigi di Maio, párroco de Testaccio (Barano d’Ischia, Italia), con Imprimátur otorgado por Mons. Pasquale Ragosta, Obispo de Ischia, el 23 de Abril de 1916.
  
NOVENA EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR
  
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Salvador mío, Jesucristo crucificado, yo soy uno de los principales pecadores de la tierra que tanto te ha ofendido. Yo no sé cómo pueda borrar mi ingratitud a la vista de tan innumberables beneficios. Yo contemplo, Dios mío, que estuviste pendiente de una cruz, en la que fijaron con fuertes clavos tus sagradas manos y pies, y contemplo con el dolor más vehemente de mi alma el horrible tormento que allí sufrías. Dios mío, yo deseo, a imitación del gran héroe del cristianismo San Jorge Mártir, llevar a la perfección la santa fe, para poder combatir las persecuciones en contra de la Fe Católica, arrancando de mi corazón las ponzoñosas ideas que me hieran y corrompan. Héme aquí, dulcísimo Jesús, que me acerco a ti para implorar tu divina gracia y merecer por tu infinita clemencia el perdón de mis pecados. Amén.
   
ORACIÓN INICIAL
Admirable Señor, autor de todo lo creado, en quien tengo fijos mis ojos: a ti, oh Señor Jesucristo, acudo lleno de esperanza y de fe, para que por intercesión del gloriosísimo campeón de la Fe Católica, San Jorge Mártir, sean atendidas mis principales necesidades, lo mismo que me libres de los abominables actos del pecado; y así como él venció las horribles tentaciones. así yo me vea lejos de las venenosas flechas que puedan herir mi corazón. Así te lo suplico, ¡oh divino Creador!, por los inmensos dolores que sufrió María Santísima al pie de la Cruz. Amén. Cinco Padrenuestros y sus Avemarías.
  
DÍA PRIMERO - 14 DE ABRIL
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que supiste conservar incorrupta la flor de la virginidad no sólo en la corte del emperador Diocleciano, sino también en medio de la corrupción de las milicias idólatras, os alabamos; y agradecemos nos obtengáis de Dios la pureza de mente y corazón.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Oh glorioso protector y mártir San Jorge, vos que sois nuestra consolación y apoyo, ¡ah!, no desdeñéis estas devotas súplicas y estos humildes obsequios que píamente os presentamos. El Señor os designó como patrón de este nuestro país, a fin de ser el socorro en las calamidades y en las aflicciones. Por eso, oh ínclito Protector nuestro, por las penas y tormentos que habéis soportado, con los cuales llegásteis a poseer a Jesucristo, único objeto de vuestro amor, complaceos de obtenernos de Dios librarnos de los males que nos rodean, la santa providencia y el divino auxilio en nuestras necesidades espirituales y temporales: Vos que sois siempre potente, siempre eficaz, desplegad vuestro digno patrocinio sobre esta tierra y este mar y este pueblo: Obtenednos gracias y favores del Cielo. Vos que sois nuestro guía y modelo, haced que bajo vuestra escolta recorramos todo el discurso de nuestra vida, y cuando estemos para partir de este mundo a la eternidad, venid junto a nuestro lecho de agonía, confortadnos con vuestra presencia, para que nuestra alma, guiada por Vos, llegue segura a los gozos del Cielo. Amén.
   
GOZOS EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR

Pues el Cielo os ha exaltado
Dándoos el más alto honor:
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Vinisteis vos a la vida
De Capadocia allá en el pueblo,
Descendiendo de gente muy noble
Y por la verdadera Fe enaltecida.
Desde infante habeis mostrado
Hacia Jesús profundo amor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
De las armas la carrera
A los veinte años abrazábais,
Mientras con hechos demostrábais
Vuestra fe pura y sincera.
Tan valiente sois, que encumbrado
Os ponen en gran honor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
 
Matando a un dragón terrible
Al ser infernal vencíais,
Y los laureles santos revivíais
Con un vigor increíble,
Bienes del mundo habéis rechazado:
Sólo Jesús os llena el corazón.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
 
Entre los pobres repartís
Vuestra paternal herencia,
Y mostrais tanta clemencia
Que a Jesús en todo seguís:
Hicisteis voto de castidad,
Dándoos por entero al Señor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Ostentais vuestro celo sin cuento,
Predicando la Ley divina,
En tal manera que os destina
El tirano prontamente al tormento.
Mas después de tormentado,
No sentís ningún dolor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Ante un caso tan notable
Muchos gentiles se convirtieron,
Con tanta fe que sufrieron,
Por Cristo, muerte espantable.
El tirano, del todo airado,
Os tortura con más rigor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Bien y talmente como honrándoos
Y enalteciendo vuestro heroísmo,
Los ídolos del paganismo
Se aterran homenajeándoos...
El verdugo presto ha cortado
Vuestra cabeza con gran furor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
     
Guiando la hueste Cristiana
Como caudillo admirable,
En más de una jornada memorable,
Habeis vencido la hueste pagana.
Nuestro pueblo os ha rezado
Siempre con sincero fervor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Como el cielo os ha exaltado
Poniéndoos en lugar de honor:
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
  
℣. Ruega por nosotros, bienaventurado mártir San Jorge.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que nos alegras por los méritos y la intercesión de tu bienaventurado mártir San Jorge, concédenos propicio que cuantos beneficios pidamos por él, obtengamos por tu gracia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO - 15 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que para adherir enteramente a Jesucristo, y desprenderos de los bienes de este mundo, generosamente repartisteis vuestras riquezas a los pobres, os alabamos; y os rogamos nos impetréis de Dios el verdadero desprendimiento de los bienes caducos y transitorios de este mundo.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA TERCERO - 16 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con invicta constancia confesasteis la fe de Jesucristo ante el impío Diocleciano, y valientemente protestasteis querer sufrir todos los suplicios, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la ayuda eficaz para poder resistir virilmente toda tentación diabólica.
  
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA CUARTO - 17 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que por la gracia divina permanecisteis ileso en medio de las llamas de aquella ardiente hoguera de Diocleciano, os alabamos; y os rogamos nos alcancéis de Dios la gracia de conservarnos ilesos ante los ardores de la prava concupiscencia.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA QUINTO - 18 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con generosa paciencia sufristeis el doloroso tormento de una rueda armada con cortantes cuchillas, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la gracia de poder sufrir por su amor todas las tribulaciones de este mundo.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA SEXTO - 19  DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que, para confirmación de la verdadera Fe, con la señal de la Cruz hicisteis caer y fracturar todos los ídolos que había en el templo de los gentiles, os alabamos; y os rogamos nos alcancéis de Dios el obtener la victoria sobre nuestros enemigos espirituales.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA SÉPTIMO - 20 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con vuestro celo y vuestra perseverancia convertisteis a la fe de Jesucristo a la misma mujer de Diocleciano y a gran multitud de gentes, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la gracia de que con nuestros buenos ejemplos podamos reconducir a los extraviados al camino de la salvación.
   
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA OCTAVO - 21 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que poniendo generosamente vuestra cabeza bajo la espada del tirano, tuvisteis una muerte preciosa y santa, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis una muerte santa para gozar del Dios al cual confesamos.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA NOVENO - 22 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que por haber pisoteado la vanagloria del mundo escogiendo las persecuciones, el vituperio y la infamia antes que faltar a la fidelidad jurada; y ahora estais colmado de honores y gloria por Jesucristo, os alabamos, y os rogamos nos obtengáis el huir de los honores mundanos y de poner nuestra gloria en Dios solo, para poder así enriquecernos de las virtudes y ser dignos de todas las gracias que por vuestra intercesión Le pedimos.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.

viernes, 13 de abril de 2018

“LITURGIA DE LA TIERRA” EN EL CONGRESO DE EDUCACIÓN RELIGIOSA DE L.A.

Traducción del artículo publicado en TRADITION IN ACTION.
   
REVOLUCIÓN ECLESIAL EN IMÁGENES - FOTO DE LA SEMANA: “LITURGIA DE LA TIERRA” EN EL CONGRESO DE EDUCACIÓN RELIGIOSA
  
Entre el 16 y el 18 de Marzo de 2018, tuvo lugar en Los Ángeles (CA) el Congreso de Educación Religiosa, evento que afirma ser “el mayor encuentro anual de Católicos Romanos en los Estados Unidos”. Patrocinado por el Arzobispado de Los Ángeles, el congreso de este año asegura haber reunido a casi 40.000 personas.
  
  
Arriba, vemos al Arzobispo José Horacio Gómez Velasco y a los Cardenales José Gregorio Rosa Chávez (de El Salvador) y Roger Michael Mahony concelebrando en el altar en el centro de convenciones de Anaheim, donde tuvo lugar el evento. Si prestamos atención, las dos tilmas –prendas indígenas de México– que ornamentan el altar a cada lado de Nuestra Señora de Guadalupe, vemos que las que fueron escogidas son muy similares a dos banderas arcoiris. Puesto que sabemos que el arcoiris ha sido usado como un símbolo del movimiento homosexual, esta
“coincidencia” envía por sí misma un mensaje expresivo.
 
Las otras fotos de esta página muestran una danza progresivista filipina llamada la
“Liturgia por el cuidado de la Tierra” realizada en otro salón. El hecho de que fuera llevada a cabo este año en el Congreso de Educación Religiosa de L.A. revela el atentado del Arzobispo Gómez en poner a su Arzobispado en sintonía con Laudato Sii y la nueva tendencia tribalista de Francisco Bergoglio, que promete incrementarse en la medida que la Iglesia se aproxima al Sínodo sobre la Amazonía en 2019.
  
Este es también un modo de hacer avanzar la Revolución en la Iglesia y el mundo promoviendo un nuevo modelo de sociedad que va más allá del comunismo.
  

EL ARREPENTIMIENTO, PRERREQUISITO PARA ACERCARSE A DIOS

Cristo y la mujer adúltera (Peter van Lint)
   
«Cristo demostró ser un amigo de los pecadores, pero sólo de aquellos que reconocían que lo eran. Tenían que descender hasta los despreciados por la sociedad para poder encontrar nobleza de corazón y generosidad sin límites, lo cual, según Él, constituía la misma esencia del amor. Aunque eran pecadores, su amor los elevaba por encima de los que se creían sabios y que se bastaban a sí mismos, los cuales nunca doblaban las rodillas para rezar una oración pidiendo perdón. Jesús llegó a poner una prostituta por encima de un fariseo, a un ladrón arrepentido por encima de un sacerdote, y a un hijo pródigo por encima de su hermano de conducta ejemplar. A todos los charlatanes que le dijeran que no podían ingresar en su Iglesia porque no era suficientemente santa, les preguntaría Él: “¿Qué grado de santidad debe alcanzar la Iglesia para que podáis ingresar en ella?. Si la Iglesia fuera tan santa como ellos querían que fuese, ¡jamás se habría permitido la entrada a ellos! En cualquier otra religión debajo del sol, en cualquier religión oriental, desde el budismo hasta el confucianismo, se ha exigido siempre cierta purificación antes de poder comunicar con la divinidad. Pero nuestro Señor traía al mundo una religión en la que para poder acercarse a Dios es condición indispensable el reconocimiento de los pecados. “Los que están sanos no necesitan de médico, pero sí los que están enfermos».
 
Mons. FULTON J. SHEEN, Vida de Cristo -traducción de Juan Godó Costa-, 5ª edición. Barcelona, ed. Herder, 1968 (Imprimátur otorgado el 16-II-1959 por el P. Juan Serra Puig, Vicario general del Obispado de Barcelona). Cap. XXI: «Sólo los inocentes pueden condenar» (Sobre San Juan VIII, 1-11).

miércoles, 11 de abril de 2018

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO JAVIER A LAS CINCO LLAGAS DE CRISTO

   
Dómine Jesu Christe, Deus Cordis mei, obsécro te per quínque illa Vúlnera, quæ Tibi in Cruce nostri amor inflíxit: tuis fámulis subvéni, quos pretióso Sánguine redemísti. Qui vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen (Oh Señor Jesucristo, Dios de mi corazón, te suplico por las cinco Llagas que te infligieron en la Cruz por nuestro amor, que te compadezcas de tus siervos, a los cuales redimiste con tu Sangre preciosa. Tú que vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Amén).

SAN EZEQUIEL, PROFETA Y MÁRTIR

«Ezequiel es el que vio aquel espectáculo de gloria que el Señor le mostró en la carroza de los querubines. Y habló después, bajo la figura de la lluvia, de los castigos de los enemigos de Dios, y del bien que hace el Señor a los que andan por el recto camino» (Eclesiástico 49, 10-11).

San Ezequiel Profeta
  
San Ezequiel (en hebreo יְחֶזְקֵאל‎, y en siríaco ܚܰܙܩܺܝܐܶܝܠ, “A quien Dios hace fuerte”) era hijo de Buzi y sacerdote del linaje de Aarón, nacido en Sareda de la tribu de Efraín, que en el año 597 antes de Cristo fue transportado junto con el rey Jeconías de Judá y otros diez mil desde Jerusalén hasta Caldea por las tropas de Nabucodonosor, estableciéndose en Tel Abib, a orillas del río Cobar (afluente del Éufrates), cerca de la ciudad de Nippur (Iraq). Cinco años después de la deportación, a los treinta años de su edad (es de suponer por ello que nació el 10 de Enero de 622 antes de Cristo), el día 5 del cuarto mes, tuvo una visión de una semejanza de la majestad de Dios y sus Ángeles. Desde entonces, por espacio de casi veintidós años, no cesó de exhortar, consolar y mover a penitencia a los judíos exiliados mediante sus vaticinios, predicaciones y acciones simbólicas. Sus profecías fueron las más terribles y espantosas, a las cuales llama San Jerónimo “Océano de los misterios de Dios”. En ellas hablaba del cautiverio de Babilonia, de la ruina de otras ciudades y naciones, de la vuelta del cautiverio, del Reino del Mesías y de la vocación de las gentes a la fe divina de nuestro Señor Jesucristo.
  
Como muchos de los registros de la muerte y sepultura de santos veterotestamentarios, su historia proviene del libro La Vida de los Profetas, escrito por los judíos en el siglo I, y con interpolaciones de San Doroteo de Tiro y San Epifanio de Salamis:
«Ezequiel era del distrito de Sareda, de los sacerdotes; y murió en la tierra de Caldea, en tiempos de la cautividad, después de proclamar muchas profecías a aquellos que estaban en Judea. Fue asesinado por el líder de los israelitas exiliados, al cual le reprochó por su culto a los ídolos; y ellos lo sepultaron en la era de Nahor, en la tumba de Sem y Arfaxad, los antepasados de Abrahán. La tumba es una cueva doble, y de acuerdo a ese plan Abrahán también dispuso la tumba de Sara en Hebrón. Es llamada doble porque tiene un pasadizo (escalera) y hay una cámara superior oculta del piso principal, colgando en la roca sobre el nivel del suelo.
 
Este profeta dio al pueblo una señal: que deberían prestar atención al río Cobar, que cuando sus aguas se sequen, debían esperar la hoz de la desolación de los confines de la tierra, y cuando se desborde, el retorno a Jerusalén.
 
Mientras el santo moraba allí, muchos continuando yendo a él; y en una ocasión, cuando una multitud se había congregado ante él, los caldeos temieron un alzamiento y acudieron para destruirlos. Él hizo que el agua cesara de fluir, para que pudieran huir al otro lado; pero cuando el enemigo intentó perseguirlos, ellos se hundieron.
 
Por su oración les proveyó amplio sustento de peces que venían de suyo propio para ser atrapados. A muchos que estaban para morir les animó con las nuevas de la vida que les vendría de Dios. Cuando el pueblo estaba siendo destruido por el enemigo, él fue ante los capitanes enemigos y se asustaron tanto con los prodigios que forjó que cesaron de atacar. Fue entonces que les dijo: “¿Estamos pereciendo? ¿Se acabó nuestra esperanza?”, y por la visión de los huesos secos persuadióles que habría esperanza para Israel tanto ahora como en los tiempos venideros.
 
Mientras estuvo a orillas del río Cobar, le mostró al pueblo de Israel lo que estaban haciendo en Jerusalén y en el Templo. Él mismo fue llevado desde allí, y vino a Jerusalén, para reprender a los infieles. También del mismo modo que Moisés, previó el diseño del Templo, con sus muros y sus disposiciones, como Daniel también declaró que debería construirse.
 
Él pronunció juicio en Babilonia contra las tribus de Dan y Gad, porque habían complotado contra el Señor, persiguiendo a aquellos que guardaban la Ley, y realizó un terrible prodigio, que sus hijos y todo su ganado serían muertos por serpientes. También les predijo que por causa de sus pecados Israel no volvería a su tierra, sino que permanecerían en la Media, hasta el fin de su maldad.
  
Uno de ese pueblo fue el hombre que mató a Ezequiel, porque ellos se le opusieron durante toda su vida».
 
Fue este santísimo profeta figura de nuestro divino Redentor, porque ejercitó los divinos ministerios de profetizar y enseñar a los hombres, y a semejanza de Jesucristo, se llamaba a sí mismo “Hijo del hombre”, y también puso la vida y la sangre en confirmación de la verdad de Dios. Porque como reprendiese a uno de los jefes del pueblo judaico por sus sacrilegios e idolatrías, dicen que no pudiendo sufrir aquel sacrílego apóstata la reprensión del Profeta, mandó que le arrastrasen a la cola de sus caballos, hasta que quebrantada la cabeza y derramados los sesos, dio su vida por la causa de la verdad de Dios que había anunciado en sus divinas profecías. De esta tradición se hace eco en el Martirologio Romano, al encabezar así la conmemoración de los santos en la Prima del 9 de Abril:
«Quárto Idus Aprílis: Apud Babylónem sancti Ezechiélis Prophétæ, qui, a Júdice pópuli Ísraël, quod eum de cultu idolórum argúeret, interféctus, in sepúlcro Sem et Arpháxad, Ábrahæ progenitórum, sepúltus est; ad quod sepúlcrum, oratiónis causa, multi conflúere consuevérunt» (A 10 de Abril: En Babilonia, San Ezequiel Profeta, a quien un juez del pueblo de Israel le dio muerte por reprocharle el culto de los ídolos. A su sepulcro, en la tumba de Sem y Arfaxad, antepasados de Abrahán, acostubraban ir muchos para hacer oración).
 
Las tradiciones de la tumba de los patriarcas Sem y Arfaxad (este último ancestro y epónimo de los caldeos -en hebreo כַּשְׂדִּים y en siríaco ܟܰܠܕܳܝܳܐ-) están significativamente detalladas, indicando que la localización de sus tumbas (o las que se cree lo son) era conocida por el escritor, incluso luego de dos milenios y medio. En todo caso, se ha dicho desde hace tiempo que el sitio de la tumba de Ezequiel sería en un santuario en al-Kifl, a 72,4 kilómetros de Bagdad, y por espacio de muchos siglos fue muy visitado no sólo por los israelitas antes de la operación clandestina de emigración “Esdras y Nehemías” (1950-1952), mas también por los medos y persas. Más agradable a Dios fuera esta devoción, si no se contentasen con venerar solamente la memoria de San Ezequiel, sino que abriesen también los ojos de su alma para reconocer al Hijo del Hombre y divino Mesías Jesucristo, tantas veces y tan solemnemente anunciado por el santo Profeta.
 
El libro profético de Ezequiel abre con un relato de su vocación divina para ser profeta, en la cual describe los cuatro Querubines alrededor del trono de Dios, que se le apareció en la forma de “uno semejante a hijo del hombre”. El sabio divinamente inspirado Jesús Ben Sirácide rememora “el espectáculo de gloria que el Señor le mostró en la carroza de los querubines” como la más notoria y memorable visión de San Ezequiel (Eclesiástico 49, 10), y posteriormente el Apóstol San Juan en el Apocalipsis tendrá una visión celestial en la cual ve cuatro criaturas angélicas de la misma clase -espíritus que tradicionalmente los Cristianos identifican con los cuatro Evangelistas (Apoc. 4, 6-7)- alabando a Dios con el canto del Sanctus como en la visión que tuvo San Isaías sobre los Serafines.
 
Aunque la destrucción de Jerusalén trajo el fin al mandato real de la dinastía davídica en Israel, San Ezequiel sin embargo fue inspirado por Dios para predicar confiadamente la resurrección de los muertos, la restauración de Israel bajo el mandato davídico y el restablecimiento del Templo de Dios con una renovación del sagrado sacerdocio y los sacrificios. Estas visiones, relatadas con detalle extraordinatiamente específico, son usualmente de un carácter profundamente místico y a menudo alegórico. La Enciclopedia Católica resume así:
«[...] La manera en la que Dios restaurará a Su pueblo es indicada solo en forma general. El Señor causará la muerte de los malos pastores; Él reunirá, guiará, y alimentará las ovejas por medio del segundo David, el Mesías (Ezequiel 34). Aunque el monte Seír seguirá siendo un desierto, Israel volverá al suyo. Allí Dios purificará a su pueblo, animará la nación con un nuevo espíritu, y la reestablecerá en su antiguo esplendor para la gloria de su nombre (Ezequiel 35-37). Israel, aunque muerto, se levantará otra vez, y los huesos secos serán cubiertos con carne y dotados con vida antes de los ojos del profeta. Efraín y Judá, bajo del segundo David, serán unificados en un reino, y el Señor morará en medio de él (Ezequiel 37). La invencibilidad y la indestructibilidad del reino restaurado son presentadas simbólicamente en la guerra sobre Gog, su derrota ignominiosa, y la aniquilación de sus ejércitos (Ezequiel 38-39). En la anterior visión profética, Dios muestra el nuevo templo (Ezequiel 40-43), el nuevo culto (Ezequiel 43-46), el retorno a su propia tierra, y la nueva división de esta entre las doce tribus (Ezequiel 47-48), como figura de Su fundación de un reino en donde Él morará entre su pueblo, y donde será servido en Su tabernáculo de acuerdo a reglas estrictas, por sacerdotes de Su elección, y por el príncipe de la casa de David. [...]».
 
La visión de San Ezequiel sobre la terrible guerra que las naciones malvadas de Gog y Magog intentarán mover contra el reino israelita restaurado también aparece en las visiones de San Juan sobre el Fin del mundo y la Segunda Venida de Cristo (Apoc. 20, 7-10). Según las visiones de San Juan, el Juicio final sigue a la aniquilación por parte de Dios de los ejércitos anticristianos de Gog y Magog. Pero entonces, así como San Ezequiel concluye sus profecías con una sobrecogedora visión den nuevo Templo y la Nueva Jerusalén, así San Juan concluye también su Apocalipsis con una visión más gloriosa de la Nueva Jerusalén donde los bienaventurados morarán siempre con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y sanados por las hojas y alimentados por el fruto del Árbol de la Vida. En sus visiones sobre el Nuevo Templo, San Ezequiel prevé el hermoso misterio de la Virginidad Perpetua de Santa María (cap. 44, 1-2) y la misión divina de la Iglesia Católica de restaurar la vida a un mundo que está espiritualmente muerto (cap. 47, 1-12) -la misión donde los Gentiles son agregados al Nuevo Israel (cap. 47, 21-23)-. Es de la visión profética de un río vivificante que brota del santo altar de Dios en el Templo que la Iglesia toma la antífona Vidi aquam en el rito pascual del Aspérges (cf. Ezequiel 47, 1, 9):
«Vidi aquam egrediéntem de templo, a latere dextro, allelúja: et omnes, ad quos pervénit aqua ista, salvi facti sunt, et dicent: allelúja, allelúja». (Vi el agua salir del lado derecho del templo, aleluya; y todos los que acudan a estas aguas eran salvados, y decían: Aleluya, aleluya).
  
REFLEXIÓN
Un viajero moderno, el teniente William Francis Lynch, de los Estados Unidos, nos dice que «el día 4 de mayo de 1848 llegó a Kifl con el propósito de visitar el sepulcro del profeta Ezequiel. El jefe de las tribu le acompañó hasta una espaciosa sala rodeada de columnas. En el fondo de aquella estancia hay una gran caja, en la cual se encierra una copia de los cinco libros de Moisés, escrita en un solo rollo de pergamino: y en el otro extremo del salón, hay una pequeña pieza donde se encierra la tumba de San Ezequiel. El sepulcro es de madera, cubierta de una rica tela de Persia: la bóveda de la recámara está dorada, y perpetuamente iluminada por muchas lámparas, y a un lado del sepulcro, donde arde una sola lámpara, se ven las tumba de los tres discípulos que solían acompañar al santo Profeta». Aprendamos nosotros, hasta por el ejemplo de los mismos judíos e infieles, a venerar a los santos de Dios; aborreciendo la impiedad de los herejes protestantes que ultrajan sus sagradas reliquias y sepulcros: pues ya que nuestro Señor quiso honrarles con tan soberanos dones y maravillas, justo es que también les honremos nosotros como a gloriosos cortesanos de Dios, santísimos miembros del cuerpo místico de Jesucristo, y poderosos abogados nuestros en el cielo.
   
ORACIÓN
Concédenos, oh Dios omnipotente, que los que celebramos el nacimiento para el cielo de tu bienaventurado profeta y mártir Ezequiel, seamos fortalecidos en el amor de tu nombre. Por J. C. N. S. Amén.

martes, 10 de abril de 2018

BEATO ANTONIO NEYROT, MÁRTIR

Martirio del Beato Antonio Neyrot
  
Por nacimiento es piamontés, pero no tenemos noticias ciertas sobre su origen. Comenzamos a conocerlo cuando pide ser recibido en el convento de los Dominicos en Florencia. El convento, San Marcos, es el que ya pertenecía a los Silvestrinos, así llamado por Silvestre Gozzolini, que le fundó en el siglo XII: ahora está confiado a los Dominicos, que lo han adquirido con ayuda de Cosme de Medici “el Viejo”, que en Florencia es soberano sin corona ni trono ni títulos. Propiamente para esta época el fraile Giovanni da Fiesole, que el mundo conocerá como Fra Angélico, pintará sus famosos frescos. El Prior de esta comunidad es Antonino Pierozzi, que ya había dirigido a otras comunidades dominicas en Cortona, Roma y Nápoles, y que devendrá en Arzobispo de Florencia.
 
El joven Antonio Neyrot de Rívoli es uno de los últimos a los que Antonino ha podido seguir antes de pasar al gobierno diocesano, llamándolo hacia las órdenes sagradas, y siempre poniéndole en guardia contra la prisa: “Para ser buen dominico, le repetía, se requiere mucho estudio, con mucha oración y mucha paciencia”. Mas él no conoce la paciencia. Soporta mal el lento aprendizaje sobre los libros. Se considera ya preparadísimo, y quería ir enseguida a primera línea, animado por su fácil predicación. Insiste con los superiores, San Antonino incluido, pidiendo ser enviado a Sicilia. Ellos le responden que no. Entonces decide apelar a Roma, y va a encontrar lo que busca: por insistencia suya, por recomendaciones autorizadas, quizá. Finalmente llega a Sicilia, con todos los permisos romanos.
  
En 1458 –y aún por razones que no se conocen– se embarca desde Sicilia a Nápoles, según algunos; pero, según otros, hacia África: una hipótesis que parece acorde a su conocida impaciencia misionera. Pero esta es también una estación de piratas, y en esas se arrojan a su nave: así llega verdaderamente al África, pero como prisionero. Desembarca en Túnez, que es entonces la floreciente capital de Ifriqiya, un vasto estado beréber creado por la dinastía musulmana de los Almohades, y desde el siglo XIII bajo el gobierno de los emires Hafsíes. Un sólido estado autónomo, ligado con los países mediterráneos por intensas relaciones comerciales.
  
El Padre Neyrot por tanto llegó –aunque en forma inesperada– a África para reevangelizar, en la tierra de sus entusiasmos. Pero rápidamente se le convierte en la tierra de todas sus caídas. El predicador impaciente de los tiempos florentinos, para obtener su libertad (al principio fue del agrado de sus captores, pero su impaciencia le terminó confinando a pan y agua) traiciona sus votos, se quita el hábito dominico y apostata de la fe, se casa con una otomana noble y se hace públicamente musulmán. Incluso, protegido por el califa Otmán comienza una traducción del Corán al dialecto piamontés.
  
Mientras tanto, en Florencia, el 10 de Mayo de 1459, muere en olor de santidad Antonino, el obispo y maestro al que Neyrot poco escuchaba, y la noticia llega a Túnez por medio de los mercaderes genoveses. Antonio comienza a recordar su pasado y le pide a Antonino que le perdone (se cuenta que el obispo se le apareció en sueños reprochándole su apostasía) Antonio se confiesa ante un sacerdote dominico y comienza a realizar penitencia en público, y el Domingo de Ramos de 1460 (6 de Abril) pide perdón públicamente por su apostasía de la fe Católica, siendo entonces readmitido en la orden.
   
Aprovechando el regreso del califa de Túnez de una expedición y que el puerto estaba lleno de personas, Antonio fue a su encuentro y renegó públicamente del Islam, y comenzó a predicar a Cristo a los presentes. El rey intentó hacerle cambiar de parecer, y como no lo logró, lo encerró en la cárcel. Allí le torturaron, pero confortado con la meditación en la Pasión de Cristo, todo lo soportaba. Algunos cristianos le hicieron llegar buena comida, pero él lo dio a los otros presos, bastándole con pan y agua.
   
A los 5 días le dieron una segunda oportunidad para arrepentirse, y como se negó a traicionar a Cristo una vez más, fue condenado a ser lapidado (que era la pena que en dicho reino se aplicaba contra la apostasía del islam). El día 10 de Abril, Jueves Santo, mientras lloraba sus pecados en el patíbulo, la multitud lo apedreó y acribilló a puñaladas hasta que murió. Luego lo arrastraron por las calles, e intentaron en vano prenderle fuego.
  
Unos mercaderes genoveses que presenciaron todo, a instancias del duque Amadeo de Saboya, recuperaron el cuerpo y lo condujeron a Italia, y el 29 de Agosto de 1469 lo llevaron a Rívoli, donde se encuentra depositado en la colegiata de Santa María della Stella. Ante la devoción que los dominicos le rindieron y los milagros que bajo su intercesión sucedían, Clemente XIII aprobó su culto como beato en 1767.
  
En Acta Sanctórum, agosto, vol. IV, hay dos relatos del martirio del beato Antonio. En Analécta Bollandiána, vol. XXIV (1905), págs. 357-374, se encontrará una fuente todavía más valiosa: se trata de una carta que Pedro Ranzano, provincial de los dominicos de Sicilia, escribió en 1461 al Papa Pío II. Ver también John Procter OP, Dominican Saints, págs. 87-90.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que misericordiosamente llamaste nuevamente al bienaventurado Antonio hacia la luz de la Verdad y le hiciste eximio mártir, concédenos por su intercesión, que seamos siempre estables en la fe y eficaces en las obras. Por J. C. N. S. Amén.