martes, 17 de enero de 2017

LOS CASOS DE PEDERASTIA RETORNARÁN A LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO Y A LA ROTA

COMENTARIO PERSONAL
Bergoglio es un hipócrita al condenar el abuso de menores mientras que permite que los cardenales amigos protejan a presbíteros que son acusados por este delito. Incluso él mismo, como arzobispo de Buenos Aires, protegía a presbíteros y obispos de historial dudoso cuando menos. Casos famosos en Argentina fueron el del presbítero Julio César Grassi (del obispado de Morón, provincia arquidiocesana de Bs. As.), al cual a pesar de ser condenado judicialmente a 15 años de prisión, todavía conserva estado clerical, y el del "obispo" homosexual Juan Carlos Maccarone de Santiago del Estero. Bergoglio dijo que las acusaciones contra ellos eran persecución política y mediática contra la Iglesia. Eso sin mencionar el tristemente célebre caso de Juan Barros, obispo de Osorno (Chile), el cual fue acusado de ser cómplice del también pedófilo Fernando Karadima, y respecto del cual Bergoglio dijo que las acusaciones eran puras calumnias.
 
A continuación veremos otro episodio que confirma también no sólo la hipocresía, sino el carácter despótico que asumió Jorge Mario Bergoglio Sívori al verse entronizado por la mafia St. Gallen mediante la Conspiración Santa María la Mayor como el sexto reclamante conciliar al papado.
  
UN ESCANDALO DE ABUSO DE MENORES VIENE PARA EL PAPA FRANCISCO
Por Michael Brendan Dougherty para THE WEEK
  
  
La Iglesia Católica ha estado plagada desde hace mucho tiempo por enfermizos escándalos que involucran a presbíteros abusando niños. Y alegadamente se aproxima otro escándalo, esta vez por el con factura del mismísimo Papa.
 
Dos personas con relaciones directas con el Vaticano me dijeron que el Papa Francisco, siguiendo el consejo de su camarilla de aliados en la Curia, está presionando para revertir las reformas que fueron instituidas por sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI en el manejo de los casos de presbíteros abusadores. Francisco está tirando para adelante con este plan aunque los oficiales de la curia y los cardenales que lo apoyan ya han traído más escándalo a su papado urgiéndole a un trato más indulgente con los ofensores.
 
En 2001, el Vaticano instituyó una gran reforma en cuanto al manejo de los casos de presbíteros acusados de abuso de menores. La jurisdicción sobre estos casos fue removida de la Congregación del Clero y la Rota Romana (la Corte Suprema del Vaticano), y conferida a la oficina de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF). Subsecuentemente, el volumen y la velocidad con que la Iglesia Católica removió a los presbíteros abusadores aumentó. Ese fue el legado del Papa Benedicto al intentar confrontar "la inmundicia" en la Iglesia.

Recientemente, el Papa Francisco hizo pedir al Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, una opinión del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, dirigido por el cardenal Francesco Coccopalmerio, acerca de la posibilidad de retornar la competencia para tratar los casos de abusadores desde la CDF al Clero y a la Rota. La oficina de Coccopalmerio respondió positivamente.

Francesco Coccopalmerio
 
Y aunque no fue mencionado en los informes de mass media, el Papa Francisco también discutió esta "reforma de la reforma" sobre el abuso infantil cuando se reunió con su grupo especial de consejeros, el Consejo de Cardenales, a mediados de Diciembre, me contó un prelado con conocimiento de primera mano sobre la reunión. La oficina de prensa del Vaticano no respondió a las solicitudes de confirmación o comentario sobre el particular.
 
El Papa Francisco siempre ha hablado duramente sobre el abuso de menores. En una carta a los obispos el 28 de Diciembre, la fiesta de los Santos Inocentes, denunció el abuso de menores:
"Personas que tenían a su cargo el cuidado de esos pequeños han destrozado su dignidad. Esto lo lamentamos profundamente y pedimos perdón. Nos unimos al dolor de las víctimas y a su vez lloramos el pecado. El pecado por lo sucedido, el pecado de omisión de asistencia, el pecado de ocultar y negar, el pecado del abuso de poder".
  
Francisco fue elegido en parte para reformar una curia disfuncional. Así que cambiar responsabilidades no es un problema en sí. Y es difícil no creer en la sinceridad de sus jeremiadas contra los ofensores de menores. Pero el desempeño de la CDF en este asunto es de lejos mejor que antes de 2001.
 
Así que, ¿por qué el reversazo? Quizá porque la CDF ha tomado un duro acercamiento acribeyano al tema del abuso de menores, que choca con el estilo más personal y autocrático de este papa. O tal vez porque reformar la reforma pudiera recompensar a sus aliados y humillar a un antagonista.
 
Rumores de esta reforma han circulado en Roma durante meses. Y no felizmente. El Papa Francisco y sus cardenales aliados son conocidos por interferir con los juicios de la CDF sobre abusos de menores. Esta intervención ha devenido tan endémica al sistema que los casos de abusos presbiterales en Roma tienen dos clasificaciones diferenciales. La primera es culpable o inocente. La segunda es "con amigos cardenales" o "sin amigos cardenales".
 
Y de hecho, el Papa Francisco está aparentemente presionando con su reversión de prácticas abusivas incluso aunque los cardenales que son favorables a esta reforma de la reforma le hayan traído problemas por sus amigos.
 
Considere el caso del "P". Mauro Inzoli. Inzoli vivió tan flamígeramente y tenía un gusto por los coches lujosos que se ganó el apodo de "Don Mercedes". Él también fue acusado de molestar a niños. Alegadamente abusaba de los menores en el confesionario. Incluso fue tan lejos como para enseñarles a los niños que el contacto sexual con él estaba legitimado por las Escrituras y su fe. Cuando su caso llegó a la CDF, fue hallado culpable. Y en 2012, bajo Benedicto XVI, Inzoli fue reducido al estado laico.
  
Mauro "Don Mercedes" Inzoli, miembro de Comunión y Liberación. Condenado por pederastia.
 
Pero supimos que Don Mercedes tenía "amigos cardenales": El cardenal Coccopalmerio y Monseñor Pío Vito Pinto, ahora decano de la Rota Romana, intervinieron en favor de Inzoli, y el Papa Francisco lo retornó al estado clerical en 2014, invitándole a "una vida de humildad y oración". Esas constricciones parecían no causarle mayor problema a Inzoli. En Enero de 2015, Don Mercedes participó en una conferencia sobre la familia en Lombardía.
 
Pío Vito Pinto, decano de la Rota Romana. Aparece en la Lista Pecorelli de prelados masones con fecha de iniciación 2 de Abril de 1970, matrícula 3337/42 y nombre código PIPIVI.
 
Este verano, las autoridades civiles finalizaron su propio juicio contra Inzoli, condenándolo por ocho ofensas. Otras quince resultaron prescritas por el paso del tiempo [1]. La prensa italiana reprochó al Vaticano, específicamente a la CDF, por no compartir información que encontraron en su juicio canónico con las autoridades civiles. Por supuesto, el papa mismo pudo haber permitido a la CDF compulsar la información a las autoridades  civiles si lo deseaba.
 
Es asombroso que después de haber cedido a solicitudes de intervención de Coccopalmerio y Pinto (pedidos que fueron injustos y humillantes), el papa procediera a darle autoridad sobre algunos casos de abuso de menores a Pinto. Pero tal vez eso no sea lo primero en su mente. Hacerlo recompensaría a uno de los amigos del Papa Francisco y humillar a alguien que ve como un antagonista.
 
El veterano reportero eclesial John Allen anotó recientemente en el noticiario Crux que el Papa Francisco no siempre ataca directamente cuando intenta dispararle en las rodillas a sus críticos dentro de la Iglesia, o a los obstáculos a su reforma en el Vaticano. A veces, les da vuelta. Allen escribió que "eso significa que formalmente mantiene a una persona en un cargo mientras confía la responsabilidad real a otro y, por tanto, convertir al oficial original, si no en algo casi irrelevante, ciertamente menos decisivo".
 
Ese ha sido el modus operándi de Francisco con la CDF, dirigida por el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, en el pasado. Cuando el Papa Francisco quiso cambiar el proceso de declaración de nulidad matrimonial, esencialmente pasó por encima de Müller, un constante crítico de los puntos de vista papales sobre el matrimonio y los sacramentos. En su lugar, el papa acudió al cardenal Coccopalmerio. La lealtad de Mons. Pinto es incuestionable. Fue Pinto quien arremetió contra cuatro cardenales que públicamente cuestionaron la ortodoxia del reciente documento papal Amóris lætítia. Los cuatro cardenales criticaron el documento porque alienta cambios a la práctica sacramental católica que ellos consideran imposibles según la doctrina católica. Pinto les recordó que el papa podría removerles el estatus cardenalicio. Mientras que el cardenal Müller parecía darles ayuda y consuelo a esos cardenales, diciendo que la práctica sacramental de darle la comunión a los adúlteros no debería ser aprobada.
 
En cualquier caso, sobre el abuso, la justicia impartida por la CDF de Müller parece ser demasiado áspera para el papa y sus aliados. Y así, el papa espera que el rol de la CDF sea irrelevante en estos casos.
 
Nada se ha decidido sobre esto finalmente, y es posible que las mentes más sensatas prevalezcan y le recuerden al Papa Francisco que los cardenales y los cargos están realmente sirviendo a sus mejores intereses y haciendo justicia en nombre de su autoridad. O al menos recordarle que mientras la prensa parece alentarle a deshacer la enseñanza de Juan Pablo II sobre la comunión a los divorciados, ellos no podrían hacer lo mismo si aliviase las sanciones contra los ofensores de niños que acontece tienen amigos en el círculo interno que le rodea.

NOTA DEL TRADUCTOR
[1] El artículo 157 del Código Penal Italiano establece que los delitos prescriben entre los seis años y el máximo de la pena establecida, excepto cuando se sanciona con cadena perpetua. En el caso sub júdice, el artículo 609 quater del citado código, los actos sexuales con menores tienen pena de entre seis y doce años de prisión, y los abusos de Inzoli transcurrieron entre 2004 y 2008. Pero como se acogió al proceso abreviado (artículos 438 y ss. del Código de Procedimiento Penal italiano), la pena le fue reducida en una tercera parte.

lunes, 16 de enero de 2017

LA SOMBRA DE LA TRAICIÓN O EL ÍDOLO "MARTIN LUTHER KING" DESTROZADO

Rescatado de los archivos de LA VOZ NACIONALISTA
  
MARTIN LUTHER KING Jr.: LA SOMBRA NEGRA DE LA TRAICIÓN
  
  
En el número 77 de “Iesus Christus” -correspondiente al bimestre de septiembre-octubre del año 2001- se publicaron unos textos sobre la verdadera personalidad de Martin Luther King. La revista “Hechos y documentos”, del 1 de febrero del 2000 arroja una nueva luz sobre este personaje, y aporta mucha más complementación del artículo de “Iesus Christus” nº 77. 
   
Premio Nobel de Paz a los 35 años, y considerado como “el apóstol de la no-violencia”, el Pastor Martin Luther King era un verdadero ícono de la sociedad mundialista, perfecta encarnación de la religión de los derechos del hombre. En realidad, toda su historia está fundada sobre el plagio y la mentira. Desde 1964, John Edgar Hoover lo definía como “el peor mentiroso del país”.
  
UN FALSO NOMBRE
Nacido el 15 de enero de 1929 en Atlanta (estado de Georgia); King era hijo de un predicador negro bautista conocido por la historia bajo el apodo de “Daddy” King. Este último llamó a su hijo Michael.
  
Recién en 1935 tuvo una “iluminación” que lo determinó a utilizar el pseudónimo de Martin Luther King adquiriendo el nombre del reformador protestante, y a llamar a su hijo Martin Luther King Jr. Este cambio de nombre nunca fue consignado por el registro civil, y el verdadero nombre del hijo de Michael “Daddy” King es Michael King Williams.
  
LIBROS Y SERMONES PLAGIADOS
King imitó a su padre y se inclinó hacia el “pastorado”. Pronunció su primer discurso en la iglesia bautista Ebenezer en 1947, año en que había sido ordenado ministro de la Iglesia bautista. El sermón fue un puro plagio de un discurso del Pastor protestante Harry Emerson Fosdick: “La vida es lo que ustedes hacen de ella”. El mejor amigo de King, el reverendo Larry H. Williams, lo confesó.
  
El primer libro que Martin Luther King redactó intitulado “En camino hacia la libertad”, es igualmente plagiado de diferentes fuentes, jamás citadas en el cuerpo del texto según un reciente estudio universitario realizado por unos simpatizantes de la causa de King, Keith D. Miller, Ira G. Zepp y David J. Garrow.
  
Según Theodore Pappas, el mejor especialista de las copias de King (que fue entonces excluido del equipo que preparaba la edición de las obras completas de King y que sólo pudo publicar su obra en una muy pequeña casa de edición), los dos tercios de los textos de King en la universidad, son copiados de una manera u otra.
“Los plagios por Martin Luther King son fáciles de detectar, pues el estilo de las copias desentona fuertemente entre una prosa de colegial. Por regla general, si las frases están bien escritas, son incisivas, elocuentes o si contienen imágenes, alusiones, analogías o metáforas, es fácil concluir que es una copia literal”. 
 
La edición completa de las obras de Luther King actualmente en curso (“The Papers of Martin Luther King Jr.”, editados por el “Martin Luther King Center for Non-violent Social change”, centro que incluye a la viuda de Martin Luther King, Coretta, y cuyo conjunto de archivos está desde ahora prohibido a la consulta, aún a los universitarios) reconoce igualmente (difícilmente) el plagio para los escritos tanto en la Universidad de Boston (donde obtuvo un doctorado en 1955), como en el Seminario de Teología Crozer:
“Juzgado retroactivamente, según los criterios universitarios, (sus escritos) están trágicamente viciados por numerosísimos plagios… Tales pasajes recopiados son particularmente visibles en sus trabajos universitarios, y sistemáticos en materia de teología”.
  
Tan es así , que el ensayo “El lugar de la razón y de la experiencia en la búsqueda de Dios”, escrito en Crozer, incluye numerosos pasajes pirateados del teólogo Edgar S. Bringham (en “La búsqueda de Dios”), y su “teología continental contemporánea”, escrita poco después de su ingreso a la Universidad de Boston, está ampliamente tomado de Walter Marshall Horton.
  
Su diploma de fin de estudios “Comparación entre las concepciones de Dios en el pensamiento de Paul Tillich y de Harry Nelson Wieman”, incluye más de 50 pasajes directamente copiados de una tesis de Jack Boozer, “El lugar de la razón en la concepción de Dios, en Paul Tillich”.
  
Algunos de los pasajes de su más famoso discurso, “I have a dream…” fueron copiados de una predicación del año 1952, pronunciada por el pastor Archibald Carey.
  
O mejor aún, algunos pasajes de su discurso de recepción del Premio Nobel, fueron copiados de obras de distintos autores.
  
En “The Journal of American History” (del mes de junio de 1991), el universitario izquierdista David I. Garrow, aunque próximo a las tesis de King, asegurara que su mujer Coretta, que lo sirvió durante mucho tiempo como secretaria, estaba perfectamente al tanto de sus plagios, y fue cómplice sistemática.
 
Garrow asegura que sus directores de seminario, que compartían ideas izquierdistas y antisegregacionistas, no podían ignorarlo:
“Los trabajos universitarios de Martin Luther King, particulrmente en la Universidad de Boston, son todos, prácticamente sin excepción, resúmenes descriptivos (…) y comparaciones entre diversos escritos. Sin embargo, obtenían excelentes notas, lo que permite suponer que los profesores de King no esperaban más de su parte”.
  
Lo que hace decir a los responsables de sus obras completas que: “la incapacidad de los profesores para detectar sus apropiaciones intelectuales es algo excepcional”.
    
Siempre es el mismo caso, puesto que a pesar de las pruebas de los plagios múltiples y a repetición, la Universidad de Boston, aunque reconociendo que había plagio y robo de ideas de otros, estimó, en 1991, que no se daría curso a la posible anulación de los diplomas superiores de King, “pues eso no serviría de nada”.
  
Es de notar que un decano de la Universidad de Boston fue despedido por haber retomado pasajes del “Wall Street Journal” , en una alocución de apertura del año universitario.
  
A fin de mantener a King sobre su pedestal, un universitario de Arizona, Keith Miller, en “Une voix de delivrance, le langage de Martin Luther King”, no duda en explicar que los negros tienen una fuerte tradición oral y que entonces es ridículo aplicarles las reglas de originalidad y de referencias aplicables a los caucásicos.
  
Entonces, en su obra, la palabra “plagio” no figura nunca, sino “intextualización”, “reunión de voz”, “incorporación”, “consultación”, “absorción”, “alquímica”, “adopción”, “sintetización”, “eco”, “resonancia”, “reverberancia”, etc…
  
UN MILITANTE COMUNISTA
Después de alcanzar su éxito universitario, Martin Luther King fue nombrado Reverendo de una parroquia negra de Montgomery (en el estado de Alabama).
  
Llamando a los negros a boicotear los autobuses municipales, en 1956 obtuvo su primera victoria en los medios públicos de transporte.
  
Al año siguiente, fundó la “Conferencia de los Líderes Cristianos del Sur” (SCLC), que organizó boicots, “marchas por la libertad”, “sit-in”, y combatió por el cese de la segregación en las escuelas, en las universidades y en el alojamiento, ganado rápidamente para su causa a una buena parte de la juventud estudiantil americana, ya trastornada, en el seno del “Comité de Coordinación de los Estudiantes No Violentos”.
  
En realidad, militaba secretamente, en forma paralela, en el seno del Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA), pero debió sin embargo traicionarse el día de la fiesta del trabajo de 1957, durante una reunión en la cual participaron agentes américanos infiltrados, que juntó a Martin Luther King y a otros cuatro responsables en el seno de una extraña institución llamada la Highlander Folk School, en Monteagle, Tennessee.

Esta escuela en realidad era una pantalla del Partido Comunista de la Unión Soviética, fundada por Myles Horton (secretario del CPUSA para Tennesee) y Don West (secretario del CPUSA para Carolina del Norte). Los cuatro responsables junto a King eran: Horton, West, Abner Berry y James Dumbrowski, estos dos últimos, también militantes del CPUSA.
  
Desde 1955 hasta 1960, el más cercano consejero y secretario particular de King fue Bayard Rustin, militante comunista. Desde 1936 se había unido a la Young Communist League, en la Universidad de Nueva York.
  
En 1944 fue condenado a cuatro años de cárcel, como refractario. En 1953 de nuevo fue condenado a 60 días de cárcel por proxenetismo y ultraje a las buenas costumbres en la vía pública.
 
En 1957, participó de la XVI Convención del CPUSA. Un mes mas tarde, junto a Luther King fundó el SCLC. El vicepresidente era el reverendo Fred Shuttlesworth, quien era además presidente de una asociación paracomunista, la “Southern Conference Educational Fund”, cuyo director, Carl Braden, era miembro del “Comité Fair Play para Cuba”, otra organización paracomunista.
  
Esta organización hizo editar, por medio de uno de sus miembros, un libro a los negros americanos a la rebelión antiblanca, “Negroes with guns” (“Negros con armas”) de Robert Williams, con un prólogo de Martin Luther King, quien a pesar de esto seguía considerado como un “no violento”.
  
El director de los programas del SCLC era el reverendo Andrew Young, quien luego sería el embajador de Jimmy Carter en la Organización de las Naciones Unidas y alcalde de Atlanta. Conocido por sus simpatías comunistas, había sido formado en la famosa Highlander Folk School. 
 
Poco tiempo después de un viaje a Moscú, en 1958, Rustin organizó la primera de las famosas “marchas” de King sobre Washington. El órgano oficial del CPUSA “The Worker”, declaró entonces abiertamente que esa marcha era un “proyecto comunista”. 

Aunque había abandonado el secretariado particular de King en el año 1960, este último lo llamó regularmente a su lado, en particular como coorganizador de la segunda más importante marcha cívica, la cual tuvo lugar el 25 de agosto de 1963 en Washington, con la asistencia de unos 250.000 participantes.
  
Su reemplazante al lado de King, Jack O' Dell era también, según un documento oficial de 1962, miembro del PCUSA mientras era coordinador del SCLC en Nueva York. 
 
Otro que “movió los hilos” en el entorno de Luther King fue Stanley Levinson, quien fuera el encargado durante numerosos años de las transferencias de los fondos que la Unión Soviética le giraba al CPUSA.  Considerado como el “mentor” de King, a quien le sugirió la mayoría de sus ideas de agitación y propaganda, fue también el que encontró al primer libro de Luther King: “En camino hacia la libertad”, que organizó el sistema de organización del SCLC y que redactó una buena cantidad de sus discursos. Según Luther King, Levinson era su “más próximo amigo”.
   
Martin Luther King en repetidas veces se reivindicó abiertamente como de ideas marxistas. Así su biógrafo (favorable) David I. Garrow, en “El FBI y Martin Luther King Jr.” (1981) cita a éste durante una reunión del SCLC: 
“Hemos entrado en una nueva época, que deberá ser una era de revolución (…) Toda la estructura de la vida americana deberá cambiar (…) Estamos comprometidos en la lucha de clases”.
   
El 2 de junio de 1979, Julia Brown, miembro del CPUSA secretamente desde el año 1947 (quien luego, hecha agente del FBI, contó sus aventuras en “I testily, my years as an FBI undercover Agent”), debía certificar ante la comisión policial del Senado que King era secretamente miembro del CPUSA y que mantenía contacto regular con sus más altos dirigentes.
  
Una fuente, todavía menos conocida, de inspiración y de consejo para Luther King, fue la comunidad judeoamericana, tal como lo explica en un libro recientemente publicado: “Sueños compartidos: Martin Luther King y la comunidad judía”, por el rabino ortodoxo Marc Schneier (y sorprendentemente editado por Arturo Magida, igualmente editor de la biografía del líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan) además presidente de la “Fundación para el Entendimiento Étnico” y de la “Asociación de rabinos neoyorkinos”. 
  
Según él, un buen número de los métodos utilizados por King fueron inspirados por algunos de sus representantes.
  
UNA SEXUALIDAD DESENFRENADA
Las fichas de vigilancia por el FBI, de Martin Luther King, prohibidas entonces para ser comunicadas hasta el año 2007 (no bajo la presión del FBI, sino de Luther King) han sido abiertas excepcionalmente al codirector del SCLC, William C. Sullivan, un hombre de izquierda pero no comunista (un verdadero “liberal” en el sentido americano del término).
  
Éste reveló lo que sabía desde hacía mucho tiempo: no solamente Martin Luther King tenía muy numerosas amantes, sino que multiplicaba las malversaciones financieras en detrimento del SCLC, en particular para ofrecerse además del alcohol, durante sus conferencias y giras, una y de preferencias dos “call girls” durante varios días. Es así que, como lo confirmaron varios testigos (cuyos testimonios quedaron mucho tiempo secretos), King, en víspera del día en que fue asesinado por un francotirador aislado, James Earl Ray, durante una de sus giras, el 4 de abril de 1968 en Memphis, pasó toda la noche en una suite de dos camas del Lorraine Motel (hoy reconvertido en Museo King) en compañía de dos prostitutas, y violó a una tercera mujer después de haberla golpeado, mientras -según la historiografía oficial- estaba redactando su sermón del día siguiente: “¿Por qué América podría terminar en el Infierno?”
 
Sullivan reveló, mientras había pasado treinta años, primero cerca de Luther King y luego en el seno de la fundación que continúa con su obra, que estaba desde ese momento convencido de las relaciones estrechas entre Luther King y el CPUSA, habiendo podido especialmente consultar un informe de un encuentro entre el pastor y unos responsables comunistas a fin de obtener fondos (uno de estos responsables era un informante del FBI).
   
Lo más extraordinario, sin duda, es que el director del FBI, John Edgar Hoover, informó de todos estos hechos al presidente de los Estados Unidos y a algunos altos responsables del Congreso… y que todos se entendieron para hacer “black-out” a fin de proteger la memoria de ¡tan grande hombre!
 
FUENTES
  1. The Papers of Martin Luther King, Jr. (publicación oficial del Martin Luther King Center for Nonviolent Social Change).
  2. David J. Garrow. "King's Plagiarism: Imitation, Insecurity and Transformation", En The Journal of American History, Junio de 1991, p. 87.
  3. New York Times, edición de 11 de Octubre de 1991, pág. 15.
  4. David J. Garrow. "The FBI and Martin Luther King, Jr.: From "Solo" to Memphis". W. W. Norton & Company, Nueva, York 1981.
  5. Rev. Ralph Abernathy. "And the walls came tumbling down", (1989)

miércoles, 11 de enero de 2017

EL SENTIMIENTO JUDÍO CONTRA LOS CRISTIANOS

El rabino judeo-francés Shlomo Chaim Hacohen Aviner escribió lo siguiente en 2010:

Rabino Shlomo Chaim Hacohen Aviner (nacido Claude Langenauer)
Tenemos largas cuentas con el cristianismo, unas cuentas llenas de sangre. El cristianismo es el que derramó más sangre judía a lo largo de toda la historia, ya sea a través de cristianos devotos, cristianos menos devotos, y personas que absorbieron la cultura cristiana. El Holocausto fue obra de los alemanes, que nunca negaron su cristianismo.
 
Los cristianos convinieron exterminarnos: a filo de espada, o de cualquier otra forma. Pero, ¿por qué? ¿Qué les hicimos?
 
Es que los cristianos arguyen que ellos son Am Israel (el Pueblo de Israel) auténtico. Hubo un intento que nosotros seamos Am Israel, pero según su forma de pensar eso fracasó, y por ello fuimos sustituidos por un nuevo Am Israel: Somos el Am Israel de carne, pero ellos son el Am Israel espiritual, el verdadero Am Israel–Verus Israel. Somos el Am Israel viejo, sólo las escorias históricas que deberán desaparecer totalmente.
 
Pero para su enojo, nosotros no desaparecemos, y argüimos que somos Am Israel. Por eso, ellos hacen todo lo que pueden para “ayudarnos” a desaparecer: Pogromos, inquisición y conversión por la fuerza. Judíos que se negaron a convertirse fueron tirados a la hoguera, sus barrigas fueron partidas, los golpearon hasta matarlos, las mujeres fueron violadas, sus riquezas fueron robadas, los ahogaron y los acogotaron, a través de la religión que se apoda a sí misma “la religión del amor”. Esa religión pregona que cuando te dan una cachetada, debes ofrecer la otra mejilla; pero en la práctica, fue ella la que nos golpeó todo el tiempo. Y peor que ello: Desde el momento que fuimos sustituidos, estamos de más en el mundo. Debemos dejar de existir, o convertirnos al cristianismo.
 
Pero somos un pueblo terco, y no dejamos de existir. Por ello, el cristianismo tuvo que adoptar otra teoría: No importa si ese pueblo continúa existiendo, lo importante es que sea humillado. Siendo un pueblo desgraciado y humillado, es un monumento vivo-muerto que atestigua que el cristianismo es auténtico, ya que “el nuevo y auténtico Am Israel” es el importante, cuenta con un millar y medio de adeptos; en contraste con los judíos, que son desgraciados, pobres y necesitados. Por el contrario, que se queden así para toda la eternidad, como una excelente prueba. Así escribe el filósofo religioso cristiano Pascal, que también fue un conocido matemático.
 
En resumen, hay tres soluciones: Desaparecer, convertirse al cristianismo o por lo menos ser humillados en el exilio (el judío perseguido, solitario y errante). En función de ello, nos persiguieron y nos hicieron sufrir hasta la muerte.
 
En comparación con ellos, el problema árabe es lateral: En nuestra ausencia, se acostumbraron a vivir en nuestra tierra y ambicionaron también el poder. Es un conflicto territorial. Pero el conflicto con el cristianismo no es por un trozo de tierra, sino que es algo básico, esencial: ¿quién es Am Israel? O nosotros, o ellos. Es así que el cristianismo se comporta según ese triángulo infernal: Matar, convertir o humillar.
 
Pero hubo un desperfecto en su plan: Volvimos a nuestra tierra, y el Estado de Israel fue creado. Los profetas vaticinaron que Am Israel volverá a su tierra, pero según los cristianos son ellos los que deben volver. Ellos no volvieron, nosotros sí. ¡Un gran problema! Al principio del Holocausto, el Papa exhortó a todos los dirigentes cristianos del mundo prohibir de toda forma posible el nacimiento del Estado de Israel, porque de ello depende todo el destino del cristianismo, y no sólo su trono.
 
En efecto, las profecías se cumplen en nosotros. Ya no somos el judío errante, el judío solitario: somos un pueblo respetable, que vive en su tierra. Ya no se nos puede dar cachetadas, porque el Tzahal (el Ejército de Defensa de Israel) sabe devolver y doblar: el que nos de una cachetada en la mejilla, recibirá dos cachetadas en ambas mejillas, para que todos vean y teman.
 
Hubo un percance en el plan, pero enseguida se repusieron: Es cierto que fue creado el Estado de Israel, pero seguramente se desmoronará, y nosotros lo ayudaremos a desmoronarse, provocando su desequilibrio.
 
Hasta aquí la concepción católica. En contraste, los malditos protestantes arguyen que el tema no es urgente: Que vuelvan a su tierra, que construyan su estado, e incluso el Beit HaMikdash (el Templo), y cuando terminen, todos se convertirán al cristianismo. ¡Y ese será un gran acontecimiento, muy importante! Por supuesto, también hoy en día hay que esforzarse en convertir judíos al cristianismo: Ya no se los puede matar, tienen su propio ejército. También humillarlos se volvió difícil. Pero todavía se los puede convertir, y eso es lo que hacen los protestantes en todo el mundo, y sobre todo en Israel. El presupuesto de la misión en Israel –millones de dólares– es el doble que el de todos los otros países juntos.
 
Desde su punto de vista, convertir un judío es un gran éxito, pero hacerlo en Israel, es lo más importante. Así dejará de existir Am Israel. En nuestro país hay muchos misioneros: 8000 pagos que trabajan jornada completa, otros muchos que trabajan jornadas parciales, y varias decenas de miles de voluntarios que hacen su labor cuando es necesario. Todos ellos actúan en silencio y engañando a las personas, haciendo el mal con astucia.
 
Ellos ubican a los judíos que están en mala situación económica, les dan dinero sin hablarles una palabra de cristianismo, una y otra vez. De esa forma se vinculan con ellos, y después de uno o dos años empiezan a hablarles de religión. Así actúan sin descanso, cuando su meta es convertir a todo Am Israel.
 
Por supuesto, no debemos preocuparnos demasiado: No lo lograrán. Pero también que conviertan a algunos judíos, es una desgracia. Hay que estar atentos, y luchar contra esa vergüenza y ese oprobio.
 
Hay una secta que se apoda “Testigos de Jehova”, que reparten dinero y librillos que parecen muy inocentes: “Am Israel – ¿qué es?”, “¿Qué es judaísmo?”, “¿Qué es el Mesías?”. Sobre los librillos están dibujados la estrella de David, el candelabro y otros símbolos judíos. Ellos penetran lentamente dentro del mundo judío.
 
Todos esos misioneros, de todo tipo, buscan judíos desgraciados: Problemas económicos, problemas sicológicos, peleas entre cónyuges, problemas de educación de los hijos… Ellos les hablan al corazón, y lentamente los envenenan.
 
Y hay peores: los “Judíos para Jesús”. Parte de ellos son judíos que se convirtieron al cristianismo. Tienen kipá, hablan hebreo y se enrolan en el ejército. También sus hijos son misioneros: El hijo viste una kipá tejida, estudia en una Yeshivá Tichonit (liceo religioso) y participa de las actividades de Bnei Akiva (movimiento juvenil religioso), pero es un misionero. También su hija lo es en la Ulpena (liceo religioso para muchachas). Van al Beit HaKneset (Sinagoga), se visten como judíos, rezan como judíos (no revelan su identidad). Imparten clases de Tanaj (Biblia) que parecen totalmente comunes y normales, pero con el tiempo, introducen ideas cristianas. Son unos 5000, y viven en todo el país, también en los asentamientos. En el Midrejov de Ierushalaim podrás ver a veces Jasidím (miembros de una corriente jasídica) de Breslav que bailan y cantan: ¡No! Ellos son misioneros disfrazados. Hay también Jasidím de Breslav auténticos que pasan por allí, y en su inocencia caen en la trampa, cantan y bailan con ellos…
 
Parte de ellos se disfrazan de Jasidím de Breslav, otros de datiím leumím (religiosos nacionalistas), y hay también quienes se disfrazan de jaredím (ultra-ortodoxos). Andan de casa en casa en los barrios jaredím y reparten dinero como si fuese de una organización de caridad. Vuelven una y otra vez, y van atrapando a sus víctimas con su tela de araña.
 
Tanto nos hicieron sufrir a lo largo de las generaciones, y todavía continúan intentando convencernos que hay una persona que es un dios, un dios-humano, tres que son uno, uno que es tres… Ya lo escuchamos, frente a la hoguera, cuando nos dijeron: “¡Conviértanse al cristianismo, o los tiraremos al fuego!”. Y contestamos: “¡Escucha Israel, el Eterno es nuestro Señor, el Eterno es uno!”. Entonces, ¿quizás nos dejarán en paz ahora?
 
¡No! Ellos no cesan. Se encuentran en el país, y cazan almas desgraciadas. Las compran con dinero, y después las convierten al cristianismo: les hacen el bautismo en el Kineret o en la piscina de un hotel.
 
Hay que abrir los ojos y luchar. La organización “Yad LeAjim” lucha ya hace decenas de años contra los misioneros. Pero no es solamente su papel: Es el papel de todo judío, religioso o secular, derechista o izquierdista, Ashkenazi o Sfaradi: detener esas repugnantes acciones cuando ellos se atreven a venir a nuestra propia tierra para convertirnos al cristianismo.
 
También en el exterior ellos actúan, pero los judíos allí son más cuidadosos. Tienen buenas “antenas” para saber diferenciar. Pero aquí en nuestra tierra, es más difícil. En una esquina de Tel-Aviv hay dos muchachos sentados, que cantan cantos de Eretz Israel (la Tierra de Israel) acompañados de guitarras (¿cómo podrás saber si son misioneros?) Ellos reparten gratuitamente librillos de judaísmo, y sólo al final es nombrado Jesús.
 
Debemos cuidarnos, ser conscientes del peligro. Ellos trabajan mucho dentro de los círculos de Olim (inmigrantes) de Rusia, y parte de ellos son cristianos que llegaron al país amparados por la “Ley del Retorno”.
 
Por eso, no debemos olvidar que el cristianismo es el enemigo número uno a lo largo de toda la historia. Los depravados asesinos árabes son poca cosa en comparación. También las armas árabes, son armas cristianas: Los árabes no saben fabricar armas. Ya hace 400 años que están estancados desde el punto de vista cultural, científico y tecnológico. Ellos no saben fabricar armas, y si los cristianos no les vendieran, habrá paz. La anhelada paz llegará por sí sola. Pero los cristianos les venden armas, y les enseñan a utilizarlas. Los cristianos son nuestro principal enemigo en todas las generaciones.
 
El Rambam (Maimónides) escribe que toda la Torá es una lucha contra la idolatría (More Nebujim 3:29). El cristianismo es una idolatría disfrazada de Tanaj (Orot, Pág. 34): Idólatra por dentro, judío por afuera. “No hay más judío, no hay más griego”, dijo Paulus. Se puede ser judío y griego al mismo tiempo: Un griego idólatra por dentro, y un judío por fuera. Por ello, nuestra lucha contra el cristianismo es la misma lucha contra la idolatría, aunque mucho más compleja y sofisticada.
    
No es por azar que en el libro “Orot” (Luces) –el gran libro del Rav Kuk (Abraham Isaac Kook), donde habla del renacimiento de la nación, el regreso a Tzion, la reconstrucción de la tierra– se habla tanto del cristianismo, nuestro opositor, y se habla del enorme daño que le produce a la humanidad. La respuesta al cristianismo, es Israel y su renacimiento: También para ello renacemos, gracias a D’s. Volvemos a nuestra tierra, nos reforzamos y también reforzamos nuestra lucha contra ellos.
 
Nos reforzaremos, y nos fortaleceremos.

COMENTARIO
La verborrea sádica de Shlomo Chaim Hacohen Aviner (cuyo nombre real era Claude Langenauer) en este texto delata que es un individuo que tiene serios problemas mentales, lo que lo hizo insoportable hasta los soldados del Tzahal por sus constantes apelos a la violencia desproporcionada y crueldad contra los habitantes de Gaza en la operación Plomo Fundido. Además, sobre él pesan graves acusaciones de abuso sexual.
 
Pero bueno, QUE ELLOS, INMBUIDOS DE SATÁNICA PERFIDIA, PEREZCAN CON EL ANTICRISTO EN EL ARMAGEDÓN, COMO EN SU TIEMPO LES PASÓ CON SIMÓN BAR KOJBA, YA QUE RECHAZARON Y DIERON MUERTE A JESUCRISTO, EL MESÍAS QUE MOISÉS Y LOS PROFETAS ANUNCIARON.

jueves, 5 de enero de 2017

LAS CUATRO CIUDADES

Revelaciones de Santa Brígida de Suecia, Libro tercero, capítulo XXVIII: "La Virgen instruye a la novia sobre cómo amar y sobre cuatro ciudades en donde se hallan cuatro amores y sobre cuál de éstos es apropiadamente llamado el amor perfecto".
 
La Madre habla a la novia (Santa Brígida), diciendo: “Hija, ¿me amas?” Ella responde: “Mi Señora, enséñame a amar, porque mi alma está profanada de falso amor, seducida por un veneno mortal, y no puede entender el verdadero amor.” La Madre dice: “Te enseñaré. Hay cuatro ciudades en donde hay cuatro tipos de amor, es decir, si es que llamamos amor a cada uno de ellos, dado que ningún amor puede propiamente encontrarse excepto en donde Dios y el alma están unidos en la verdadera unión de las virtudes. La primera ciudad es la ciudad de la prueba. Éste es el mundo. Un hombre es colocado ahí para ser probado sobre si ama o no a Dios.
 
Esto es para que pueda conocer su propia debilidad y adquiera las virtudes por las cuales pueda retornar a la gloria, de modo que, habiendo sido limpiado en la tierra, pueda recibir una gloriosa corona en el cielo. Uno encuentra amor desordenado en esta ciudad, porque el cuerpo es amado más que el alma, porque hay un deseo más ferviente de bienes temporales que de los espirituales, porque el vicio es honorado y la virtud despreciada, porque los viajes al extranjero son más apreciados que la propia patria, porque un pequeño ser mortal logra más respeto y honor que Dios cuyo reino es eterno.
 
La segunda ciudad es la ciudad de la limpieza en donde se lava la suciedad del alma. Dios ha querido instaurar lugares donde una persona que se ha vuelto orgullosa en el uso negligente de su libertad, pero sin perder su temor de Dios, pueda ser limpiada antes de recibir su corona. Uno encuentra amor imperfecto en esta ciudad, en tanto Dios es amado a causa de la esperanza que tienen una persona de ser liberada de cautiverio pero no por un ardiente afecto. Esto es debido al desánimo y la amargura en reparar la propia culpa. La tercera ciudad es la ciudad de la pena. Esto es el infierno. Aquí uno encuentra un amor por cada tipo de maldad e impureza, un amor por cada tipo de envidia y obstinación. Dios también gobierna esta ciudad. Esto lo hace equilibrando la justicia, la debida moderación de castigos, la restricción del mal, y la imparcialidad de las sentencias que toman en consideración los méritos de cada pecador.
 
Algunos de los condenados son grandes pecadores, otros menores. Las condiciones para su castigo y retribución son se establecen acordemente. Aunque todos los condenados están encerrados en la oscuridad, no todos ellos la experimentan de una y la misma forma. La oscuridad se diferencia de la oscuridad, el horror del horror, el fuego infernal del fuego infernal. El gobierno de Dios es de justicia y misericordia en todo lugar, incluso en el infierno. Así, aquellos que han pecado deliberadamente tienen su castigo específico, aquellos que han pecado por debilidad tienen uno diferente, aquellos que están son retenidos sólo a causa del daño hecho por el pecado original tienen, de nuevo, uno diferente. A pesar que el tormento de estos últimos consiste en la falta de la visión beatífica y de la luz de los elegidos, aún así se aproximan a una misericordia y alegría en el sentido de que no experimentan horribles castigos, ya que no sufren los efectos de ningún acto malvado de su propia acción. De otra manera, si Dios no ordenase el número y límite de los castigos, el demonio nunca mostraría límite alguno para atormentarles.
 
La cuarta ciudad es la ciudad de la gloria. Aquí uno encuentra el amor perfecto y la caridad ordenada que no desea nada sino a Dios o por honor a Dios. Por tanto, si llegases a alcanzar la perfección de esta ciudad, tu amor necesita cuatro cualidades: debe de ser ordenado, puro, verdadero y perfecto. Tu amor es ordenado cuando amas el cuerpo sólo con vistas a mantenerte, cuando amas al mundo sin superficialidades, a tu prójimo por amor a Dios, a tu amigo por el bien de la pureza de vida, y a tu enemigo por honor a la recompensa. El amor es puro cuando el pecado no es amado junto a la virtud, cuando se desprecian los malos hábitos, cuando el pecado no se toma a la ligera. El amor es verdadero cuando amas a Dios con todo tu corazón y afecto, cuando tomas la gloria y el temor de Dios como primera consideración en todas tus acciones, cuando no cometes ni el menor pecado mientras confías en tus buenas obras, cuando practicas la templanza prudentemente sin volverte débil por mucho fervor, cuando no tienes una inclinación al pecado a causa de la cobardía o ignorancia de las tentaciones. El amor es perfecto cuando para una persona nada es más deleitable que Dios. Esta clase de amor comienza en el presente pero es consumado en el cielo. ¡Ama, entonces, este tipo de amor perfecto y verdadero! Todos los que no lo tienen serán limpiados, sin importar si son creyentes o fervientes o un niño o bautizados. De lo contrario irán a la ciudad del horror.
 
Así como Dios es uno, así también hay una fe, un bautismo, una perfección de gloria y recompensa en la iglesia de Pedro. Correspondientemente, cualquiera que desea alcanzar al único Dios debe de tener (uno y) el mismo y único amor y voluntad como el único Dios. Miserables son aquellos que dicen: 'Es suficiente para mí ser el menor en el cielo. Yo no quiero ser perfecto.' ¡Qué pensamiento sin sentido! ¿Cómo puede alguien que es imperfecto estar en donde todos son perfectos, ya sea a través de la inocencia de vida o la inocencia de la infancia o por expiación o por fe y buena voluntad?”

miércoles, 4 de enero de 2017

EL ECUMENISMO Y LA MASONERÍA EN LA IGLESIA ORTODOXA

El término “Ortodoxia mundana” refiérese a los Patriarcados e iglesias autocéfalas que se llaman Ortodoxas a sí mismas, pero que cayeron en la herejía ecumenista. El ecumenismo es la madre de todas las herejías contemporáneas, ya que busca unir consigo a todas las religiones y sectas bajo auspicio de una pretensa “civilización del amor”, sobreseyendo las diferencias doctrinales. La Religión Ecuménica mundial, al aceptar que todas las religiones, creencias, ideas y dioses por igual conducen a la salvación, se opone a las Sagradas Escrituras y al dogma Unam, Sanctam, Cathólicam et Apostólicam Ecclésiam.
      
El movimiento ecuménico en la Iglesia Ortodoxa ha sido constante en todos los patriarcas constantinopolitanos desde el siglo XX, al igual que la infiltración masónica:
  • Comenzó con el patriarca Joaquín III de Constantinopla, el cual fue miembro de la logia Próodos (Progreso) de Estambul. Este mismo, en 1903, tras ser reelecto como patriarca de Constantinopla, promulgó una encíclica anticipando el movimiento ecuménico, al proponer discernir entre las diferencias y las divisiones para superar los obstáculos que impiden la unidad de los cristianos.
  • En 1920 se publicó una encíclica del patriarca Germán V, donde propugna por el acercamiento entre las distintas iglesias y la unificación de las conmemoraciones más importantes del Cristianismo, a la par que condena el proselitismo misionero como atentado contra el respeto mutuo entre las distintas denominaciones (CUALQUIER PARECIDO CON LOS ANTIPAPAS DEUTEROVATICANOS ES PURA REALIDAD).
  • En 1922, es electo Melecio IV Metaxakis como Patriarca constantinopolitano (Metaxakis se inició en la logia Armonía del Gran Oriente de Grecia en 1909, y alcanzó el grado 33° R.E.A.A. al año siguiente). Melecio IV es recordado porque según informes del embajador griego en Washington al prefecto de Tesalónica, el 17 de Diciembre de 1921, revestido con todos los ornamentos, “tomó parte en un servicio anglicano, se arrodilló en oración con ellos, veneró su Santa Mesa, dio un sermón y bendijo a los presentes” (lo que causó su deposición como Arzobispo de Atenas); y el año siguente presionó para que el Patriarcado Ecuménico aceptase como válidas las órdenes anglicanas, decisión por la cual Roma elevó su protesta (en consonancia con la Encíclica Apostólicæ Curæ del Papa León XIII, que definió que las órdenes anglicanas SON NULAS E INVÁLIDAS EN SÍ MISMAS). Finalmente en 1923 presionó por la aceptación del calendario gregoriano en la ortodoxia, a pesar de que éste fue anatematizado en fecha tan reciente como 1902 (su sucesor Gregorio VII lo implementará en 1924).
  • Basilio III, electo en 1925, se inicia como masón en una logia del Gran Oriente de Turquía (la masonería en esa nación se remonta hacia 1720, e influyó en la política otomana de los siglos XIX y XX. Los líderes del movimiento “Jóvenes Turcos” -Jön Türkler-, entre ellos Mustafá Kemal Atatürk, se iniciaron en la logia Macedonia Risorta -o en la logia Véritas, según otros investigadores- de Tesalónica).
  • Atenágoras es más famoso: él y Pablo VI se levantaron mutuamente las excomuniones de 1054. Atenágoras se inició como masón en Atenas, donde se había trasladado en 1910 tras ser ordenado diácono. En 1952, cuatro años después de ser electo Patriarca constantinopolitano (aunque hay quien afirma que derrocó a su antecesor Máximo V con apoyo norteamericano), presentó una encíclica donde aprobaba que la Iglesia Ortodoxa participaría en el Movimiento Ecuménico y sería miembro (aunque condicionado) del Consejo Mundial de Iglesias. En 1960, organizó la Conferencia Pan-Ortodoxa de Rodas, que comenzó la relación ecuménica entre la ortodoxia constantinopolitana con los monofisitas de Egipto y Siria, siguiendo desde entonces amistosos encuentros y oraciones junto con Pablo IV de Roma (desde entonces el Patriarca conmemora en su liturgia al ‘Papa’ nombrándole en los dípticos) y Michael Ramsey de Canterbury, a pesar que el canon 33 del Sínodo de Laodicea prescribe que ‘nadie debe orar con herejes o cismáticos’, y que el canon 45 de los Santos Apóstoles decreta que ‘si un obispo, presbítero o diácono solamente ha orado con herejes, sea excomulgado; pero si les permite ejercer como clérigos, sea depuesto de su cargo’.
  • Demetrio I fue electo como Patriarca el 16 de Julio de 1972, y siguió los esfuerzos de su predecesor hacia la unificación con los Papistas, Monofisistas, etc. En 1975 estableció la intercomunión oficial con los latinos ‘por economía’ (discrecionalidad pastoral), siguiendose concelebraciones anuales. Cuatro años después, Demetrio anunció la creación de una “Comisión conjunta para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica Romana”, como también la “Comisión conjunta para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Ortodoxa y las Iglesias Orientales (monofisistas)”. El 20 de Julio de 1990, en la “Doxología Ecuménica” realizada en el Davies Symphony Hall de San Francisco (California), Demetrio oró junto a muchos clérigos de Roma, monofisistas y protestantes, además de rabinos e imanes (Demetrio decía que los ortodoxos y los musulmanes adoran al mismo Dios).
  • Y de Bartolomé I (masón del Arco Real), que ha superado a sus antecesores Atenágoras y Demetrio, ni hablar: graduado de la Academia Teológica de Halki en 1961, fue ordenado diácono por el superecumenista Melitón de Calcedonia, entonces Metropólita de Imvros y Tenedos. Luego, contrario a la ley canónica, fue oficial de las Fuerzas Armadas Turcas durante dos años, de donde salió a continuar estudios en el Pontificio Instituto Oriental de la Gregoriana en el período 1963-1968. Fungió como vicepresidente de la Comisión Fe y Orden del Consejo Mundial de Iglesias. En 1991, lideró la delegación bizantina a la VII Asamblea General del CMI en Canberra, Australia, donde se realizaron ceremonias paganas. A menudo habla favorablemente del Corán, de la Torá y de la mística musulmana. Su programa de pontificado incluye “la tolerancia y la coexistencia interfe, la protección del medio ambiente y la unidad del mundo en la paz, la justicia, la solidaridad y el amor”, condenando el proselitismo como pecado y usando el ecumenismo como herramienta propagandística y de control en manos de las Naciones Unidas (ME RECUERDA A BERGOGLIO, dirá alguno). 

De las demás iglesias ortodoxas que están bajo la jurisdicción del Patriarcado de Constantinopla, largo sería el contar. Pero tal como el rey, así su grey. La “Ortodoxia Mundana” comenzó más temprano que la Roma Apóstata su aggiornamento (o αναβάθμιση, anabáthmisi), y como ésta, perdió las notas de Canonicidad y Sucesión Apostólica.

domingo, 1 de enero de 2017

MENSAJE DE AÑO NUEVO

Carísimos hermanos en Jesús y María, salud.
 
Damos gracias a Dios Uno y Trino que nos permitiese llegar a un nuevo año, con todo y mirar que éste reúne efemérides tan lamentables como son el 500° aniversario de la rebelión del maldito Martín Lutero, el 300° de la fundación de la perversa Francmasonería que tanto daño le ha hecho al Trono y al Altar, y el 100° de la Revolución Comunista en Rusia, sumado a que la Apostasía suma otro año campante. Pero basta de quejarse, este año celebramos un siglo de eventos gloriosos para la Iglesia: es el centésimo aniversario de la consagración episcopal de Eugenio Pacelli (futuro Pío XII) y la promulgación del Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico, y muy principalmente por las apariciones de Nuestra Señora del Rosario a los pastorcitos de Fátima, en las cuales presentó encarecidamente el rezo del Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María como el último recurso para resistir en estos últimos tiempos.
 
Es precisamente por motivo del siglo de las Apariciones de Fátima que decidimos consagrar especialmente este como Año Mariano "Nuestra Señora del Segundo Advenimiento". La Bienaventurada siempre Virgen Santa María, que siempre ha tenido un lugar especial entre nuestro blog, será reverenciada y vindicada en este año como nunca se ha visto; y con su intercesión poderosa continuaremos la Guerra Frontal y sin cuartel contra los enemigos del Remanente, tanto en el plano espiritual como material. Tenemos la convicción de que por el divino auxilio seguiremos combatiendo hasta las últimas consecuencias, porque la Causa de Dios es Nuestra causa.

Nuevamente, no sabemos cuándo será el día, pero queremos que cuando llegue, merezcamos el galardón que se le otorga a cuantos han sacrificado todo en la lucha por la Sana Doctrina Católica.

Frater Jorge Rondón Santos
Año Mariano 2017, a 1 de Enero.

martes, 27 de diciembre de 2016

NO LES TENEMOS MIEDO

Vienen tiempos más peligrosos que los actuales, porque el Nuevo Orden Judeo-Masónico del Anticristo y la Ramera Deuterovaticana están impulsando con furor sus malditos designios. Sabemos que por denunciar y condenar sus errores, crímenes y herejías corremos gran riesgo, pero que quede clara una cosa: NO LES TENEMOS MIEDO:
  • Si nos van a matar, QUE NOS MATEN.
  • Si nos van a encarcelar, QUE VENGAN A ARRESTARNOS.
  • Si nos van a exiliar, TENEMOS LA MALETA HECHA PARA PARTIR, Y NUESTRA PATRIA ES EL CIELO.
  • Si nos excluyen de la sociedad, NUNCA QUISIMOS SER SUS BORREGOS.
  • Si nos van a difamar, NOS IMPORTA MUCHO NI POCO LO QUE PIENSEN DE NOSOTROS.
  • Pueden hacer lo que quieran, pero...
 
LA PERSECUCIÓN DEMUESTRA QUE TENEMOS RAZÓN, Y QUE ELLOS SON UNOS COBARDES.
ELLOS ODIAN LA VERDAD, Y QUIEREN SILENCIARNOS POR ELLO.
DESDE LA TUMBA SE OIRÁ NUESTRA VOZ CONDENÁNDOLOS.
CRISTO VENCIÓ Y VENCERÁ.

domingo, 25 de diciembre de 2016

VATICANO II, EL CONCILIO ANTIESPAÑOL O LA VENGANZA DE LOS REPUBLIQUETOS

Se cumplen 55 años de la convocatoria de Roncalli/Juan XXIII bis al Vaticano II. Concilio concluido por Montini/Pablo VI el 8 de diciembre de 1965. Angelo Giuseppe Roncalli Marzolla, el antipapa Juan XXIII bis (ya hubo un Juan XXIII antes que él, Baltasare Cossa), tenía 77 años al ser electo el 28 de octubre de 1958. Tres meses después, convocó a un concilio único en la historia: borró de un plumazo el Syllabus del Bienaventurado Pío IX bajo la consigna del aggiornamento (puesta al día), y silenció con la Östpolitik el apelo de Nuestra Señora de Fátima a la condena del comunismo. Y aunque murió el 3 de junio de 1963 sin verlo desarrollado, Giovanni Battista Montini Alghisi, devenido Pablo VI, cabeza visible del sector progresista entre los obispos, asesorado por teólogos como el dominico Yves Congar, el jesuita Karl Rahner y los jovencísimos sacerdotes Joseph Ratzinger Tauber y Hans Küng, logró imponerse frente a las resistencias del cardenal Alfredo Ottaviani, prefecto del Santo Oficio, de un Cœtus Internationális Patrum con liderato de Marcel Lefebvre y Antônio de Castro-Mayer, y separando del aula conciliar a Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, el desterrado arzobispo de Hue (Vietnam), al cual Montini hizo derrocar en favor de Philippe Nguyên-Kim-Diên, más acepto al modernismo.
   
Casi nadie sabe que el Concilio fue el acta de defunción del nacionalcatolicismo, es decir, la consideración de la Iglesia romana por el Caudillo como “sociedad perfecta” y única religión del Estado, definida así por el Concordato de 1953. En España, la convocatoria del Vaticano II causó disgusto entre la jerarquía nacionalcatólica, y con justa razón, pues se sabía que era la oportunidad de la izquierda republiqueta y separatista (de la cual muchos clérigos se inficionaron) para revanchas. Máxime si se tiene en cuenta que Roncalli (con ancestros en la mancomunidad navarra del valle del Roncal, que en años de la República fue socialista y peneuvista), cuando fue nombrado nuncio del Vaticano, se había relacionado con los republiquetos exiliados en París, y desdeñaba el término “Cruzada” para referirse a la Guerra Civil; y que Montini, hijo de una maestra judía y un diputado del democristiano Partido Popular italiano -que tuvo el descaro de albergar a terroristas socialistas perseguidos judicialmente por el Duce Mussolini-, odiaba personalmente a Francisco Franco (de ahí que el Gobierno les presentaba como peligrosos compañeros de viaje del comunismo, y en los diarios Pueblo -de la Organización Sindical- y Arriba -del Movimiento Nacional-, a Montini le calificaron de “Tontini”).
 
La cuota hispánica dentro del Vaticano II constaba de seis cardenales (entre ellos el Arzobispo Primado de Toledo, Enrique Plá y Deniel), un patriarca (Leopoldo Eijo y Garay, obispo de Madrid-Alcalá y último Patriarca de las Indias Occidentales), 10 arzobispos y 69 obispos, muchos por encima de los 80 años de edad, que tenían convicción de tener una misión nacional, como en Trento: defender la Inmaculada Iglesia Católica mediante la condena solemne del comunismo y la intensificación de la devoción a la Bienaventurada Virgen María. Pero debieron apurar el cáliz de amargura al encontrar el desprecio de muchos de sus colegas o, mínimo, la curiosidad infantil ante “la Rusia de Stalin pero con muchos curas”, como era tenida la España de postguerra a raíz del inusitado aumento de vocaciones sacerdotales que hubo en la nación luego de la represión antitea de Azaña, Negrín, Aguirre, Largo Caballero y Companys, entre otros. Yves Congar redactó en su diario que el odio al nacionalcatolicismo era tal que “cuando los obispos españoles intervenían en el aula conciliar, los padres conciliares aprovechaban para salir al baño”, porque a él le parecía execrable que “vendiesen la figura de un dictador como el gran salvador del Cristianismo” (así escribió Congar).
 
La mayoría de los obispos españoles execró los cambios modernistas del Concilio, lo que les valió de Rahner que los llamase “monofisistas papales que nos consideran a nosotros (los partidarios de una reforma) como nestorianos episcopalistas” porque “piensan que solo venimos a abolir el Vaticano I”. El arzobispo José María Cirarda, emérito de Pamplona, cuenta en sus memorias que el día antes de la clausura, cuando iba a votarse el documento Dignitátis Humánæ, el obispo de Canarias, Antonio Pildain y Zapiain, le confesó, pálido, que estaba rezando para que Dios interviniese a fin de impedir la aprobación de dicha declaración. Cirarda le inquirió ¿Cómo podrá hacer Dios tal cosa?, a lo cual Pildain contestó: «Útinam ruat cúppula Santi Petri super nos» (tan solo si la cúpula de San Pedro colapsase sobre nosotros). Advirtióles Franco, con apocalíptica lucidez, sobre las calamidades que ocasionaría a España la libertad religiosa y la concepción gnóstica de la dignidad humana, además del carácter inasumible de la separación Estado-Iglesia que Roncalli y Montini tanto querían. Memorable en este sentido es la intervención del Arzobispo Castrense, Mons. Luis Alonso Muñoyerro:
España disfruta de la unidad católica desde el siglo VII, desde el rey Recaredo. Por la fuerza de esta unidad, la religión católica está en 22 repúblicas de América y en Filipinas. A ella es deben las victorias sobre los mahometanos en España y Lepanto. Y en nuestros tiempos, una gran victoria contra el comunismo”.
  
Pero como en todo buen trigo hay cizaña, ese rol lo tuvo Vicente Enrique y Tarancón, entonces obispo de Solsona, y protegido de un Montini que, por puro odio al Caudillo, le nombraría arzobispo de Toledo en 1969. Tarancón se alió con el bando modernista durante el Concilio, y logró imponerse a sus hermanos mitrados, piadosos y convencidos de la Verdad sí, pero mal organizados (tanto que les tocó defenderse como francotiradores, a falta de un liderazgo propio y fuerte -Pla y Deniel tenía 88 años, y Ejio y Garay murió en 1963-). Sumado a ello el impío y sedicioso obispo de Calahorra-La Calzada, Fidel García Martínez, al que le pareció indiferente la República atea, y vio en el Concilio la oportunidad de vengarse de quienes expusieron a la luz pública su mala conducta (García era amante de fiestas en los hoteles de lujo de Barcelona, cabarés y salas de fiestas; y que igual aparecía en la Feria de Sevilla que en París, siempre rodeado de bellas mujeres). La derrota para los obispos españoles, como para el Cœtus, era inevitable. Sólo había una explicación para la derrota: los hijos del Mundo son más astutos que los de la Luz, o más verídicamente: LA CONJURA JUDEOMASÓNICO-COMUNISTA INTERNACIONAL CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA SE HABÍA ENTRONIZADO EN LA CÁTEDRA PETRINA. 
 
Y aún posteriormente, el odio de Montini contra la España Católica no cesó: Cuando en 1969 se aprobó la Nueva Misa, Jean Guitton, a pesar de su íntima amistad con Montini, nada más obtuvo un “Eso jamás” de éste cuando pidió conservar el Rito Romano Tradicional para la Francia. Pero a los españoles les fue peor: Mosén Joseph Bachs y Mosén Joseph Mariné, representantes de los cerca de 6000 sacerdotes integrantes de la Hermandad Sacerdotal Española de San Antonio María Claret (que tenían aún el recuerdo de las improvisaciones litúrgicas que se presentaron en las zonas controladas por el bando republicano durante la Guerra), que enviaron sendas cartas a Montini el 5 de noviembre y el 11 de diciembre, sin recibir contestación (la última carta era en respuesta a Aníbal Bugnini, que declaró groseramente que existía la posibilidad de una excepción, privilegio o indulto a favor de aquellos sacerdotes cuya edad o salud les privara de condiciones físicas necesarias para adaptarse a la nueva misa). Bachs y Mariné le replican que lo que le falta a los sacerdotes españoles es la capacidad moral, intelectual y espiritual para aceptar una Liturgia que al decir del hermano Max Thurian de Taizé, “hacía teológicamente posible que las comunidades no católicas pudieran celebrar la Santa Cena con las mismas plegarias que la Iglesia Católica. Y si con el Rito Romano era así, con el Rito Mozárabe (o de San Isidoro) la cosa pintaba peor: Muchos en la Primada Toledana querían abolirlo, y actualmente solo se celebra en ella y otros lugares de España una versión que al mismo Cardenal Cisneros le causaría sumo desagrado de puro modernizada que está.
 
Es dable asegurar que los republiquetos anarco-comunistas masonazos anticlericales, los mismos que asesinaron curas, monjas y seglares con métodos de tortura que ni a Nerón se le hubieran ocurrido, quemaron iglesias, profanaron tumbas, fusilaron Cristos y Vírgenes en plaza pública, etc. (crímenes tan evidentes que el que quiera negarlos no es más que un maldito y estúpido demonio), se revistieron de sotana en el execrable deuterovaticano concilio para vengarse del hombre providencial que un 18 de Noviembre declaró la Cruzada por Dios y por la Patria. Y así mismo, es lamentable presenciar a unos individuos que se beneficiaron del respiro que dio la Cruzada para perseguir a la Iglesia. Que Dios NO LOS PERDONE. Y con más razón debemos rechazar el Vaticano II, no sólo porque es una demolición contra la Fe Católica, sino también porque representa una afrenta al orgullo nacional.

HIMNO "Salve, sancta caro Dei"

Tomado de las Horas de la Bienaventurada Virgen María, compiladas por Matías Bonhomme en Lyon en 1548.
  
Salve, sancta caro Dei,
Per quam salvi fiunt rei,
Servos tuos redemísti. 
Dum in Cruce pependísti
 
Quando mortem occidísti,
Aqua quæ de te manávit.
A peccáto nos mundávit
Quod patrávit primus homo.
Inobœ́diens de pomo.
 
Sancta caro, tu me munda
Sanguis et benígna unda.
Lava me ab omni sorde
Et ab infernáli morte.
 
Per tuam benignitátem,
Confer mihi sanitátem
Et sanctam prosperitátem.
 
Frange meos inimícos:
Fac eos esse amícos.
Et supérbiam illórum
Déstrue rex angelórum.
 
Tu qui es salútis portus
Præsta mihi tuum corpus.
In éxitus meæ mortis.
 
Líbera me, Deus fortis.
A leóne rugiénte,
Draconéque furiénte
Da mihi fidem justórum
Qui regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Osténde nobis, Dómine, misericórdiam tuam.
R. Et salutáre tuum da nobis.

ORATIO
Dómine Jesu Christe, qui hanc sacratíssimam carnem et pretiosíssimum sánguinem de gloriosíssimæ Vírginis Maríæ útero assumpsísti: et eúndem sánguinem de sanctíssimo látere tuo in ara crucis pro salúte nostra effudísti, et in hac gloriósa carne a mórtuis resurrexísti: et ad cœlos ascendísti cum eódem sacratíssimo córpore tuo, íterum ventúrus es judicáre vivos et mórtuos in eádem carne, líbera nos per hoc sacratíssimum corpus tuum quod modo in altári per manus sacerdótis tractátur, ab ómnibus immundítiis mentis et córporis, et ab ómnibus malis et perículis, prætériti et futúris. Qui vivis et regnas Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
Esta oración fue escrita en el altar cercano al Santo Sepulcro. El Papa Bonifacio VI otorgó a cuantos rezaren devotamente esta oración entre la Elevación y el último Agnus Dei 2000 años de Indulgencia.

MENSAJE DE NAVIDAD

Amados hermanos, ¡Feliz y Santa Navidad para todos vosotros!
  
Este ha sido un año en el cual Dios nos ha manifestado una vez más sus misericordias, especialmente porque este año fue un Año Santo en razón de coincidir este año el Viernes Santo con la Anunciación (porque como habíamos dicho, Nuestro Señor Jesucristo fue crucificado el 25 de Marzo del año 33). Todo esto en consolación por tantas situaciones difíciles que en el plano espiritual hemos visto y sufrido, pero con la esperanza de que todo cuanto hemos padecido es por causa del Amor a la Verdad y Sana Doctrina Católica, y que cada vez más está cerca nuestra libertad.
  
Pidámosle a la Santísima Virgen María, a quien consagramos anticipadamente el año próximo, que nos siga fortaleciendo en la Fe para poder recibir el galardon inmarcesible de la Gloria Eterna.
 
Frater Jorge Rondón Santos
Año Santo 2016, a 25 de Diciembre.

sábado, 24 de diciembre de 2016

RECUERDOS DE UN PASADO GLORIOSO: APERTURA Y CIERRE DE LA PUERTA SANTA EN AÑO JUBILAR

Según la descripción que hiciera Juan Annio de Viterbo en 1450, el Papa Martín V fue el primero en abrir, en el año 1423, la Puerta Santa en la Basílica de San Juan Lateranense. En aquel tiempo los Años Jubilares se celebraban cada 33 años. En la Basílica Vaticana se atestigua por primera vez la apertura de la Puerta Santa en la Navidad de 1499 y en esa ocasión el Papa Alejandro VI quiso que la puerta se abriese no solamente en la Basílica lateranense, sino también en las otras basílicas: San Pedro, Santa María la Mayor y San Pablo extramuros. Una pequeña puerta, probablemente de servicio, que se encontraba en la parte izquierda de la fachada de San Pedro, fue alargada y transformada en Puerta Santa, conservándose la ubicación aún hoy.
 
El Papa Alejandro VI quería además que las normas del Ceremonial del Año Santo (entonces no definidas con detalle por sus predecesores) fuesen más precisas, en particular lo pertinente a los ritos de apertura y ciere de la Puerta Santa. La composición de los ritos fue confiada por el Papa al obispo Johannes Burckardt, Maestro de Ceremonias Pontificias. La Puerta Santa del Jubileo del año 1500 fue abierta en la noche de la vigila de Navidad de año 1499 y cerrada en la solemnidad de la Epifanía del 1501. (El Ritual predispuesto por Burckardt y aprobado por Alejandro VI, las rúbricas observadas en aquella ocasión y las reformas posteriores, lo tomamos del Compendio de Años Santos e Historia del Jubileo celebrado por el Papa León XII del canónigo Andrea Strocchi, 2 ed., Faenza 1826; y de Istoria delle Cappelle Papali del caballero Moroni -traducido al francés en 1846-).
  
APERTURA
El Papa Alejandro VI, revestido con la Capa pluvial y el Trirregno, fue conducido en la silla gestatoria y portando en su mano izquierda un cirio dorado encendido, seguido en procesión por los Cardenales y demás Prelados de la Iglesia, que llevaban consigo cirios encendidos, hacia la Basílica de San Pedro (que permaneció cerrada y custodiada todo el día). Desde allí el Papa envió sus Legados a las otras Basílicas Papales (un Arzobispo Prelado Doméstico a San Pablo Extramuros, un Cardenal a San Juan Lateranense, y el Arcipreste de Santa María la Mayor). Una vez llegados a la Basílica, el coro entonó el Salmo 99:
Jubiláte Deo, omnis terra: servíte Dómino in lætítia. Introíte in conspéctu ejus in exsultatióne.Scitóte quoniam Dóminus ipse est Deus, ipse fecit nos, et non ipsi nos: pópulus ejus et oves pascuæ ejus.
Introíte portam ejus in confessióne, átria ejus in hymnis: confitémini illi.
Laudáte nomen ejus, quóniam suávis est Dóminus.
In ætérnum misericórdia ejus, et a generatióne usque in generatiónem véritas ejus.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.

Terminado el Salmo, Alejandro VI inició la recitación de los versos, respondidos por el coro:
V. Apérite mihi portas justítiæ.
R. Et ingréssus in eas confítébor Dómino.
V. Hæc porta Dómini. 
R. Justi intrábunt in eam. 
V. Introíbo ad domum tuam.
R. Adorábo in Templum sanctum tuum in timóre tuo. 
V. Hæc est dies quam fecit Dóminus. 
R. Exsultémus et lætémur in ea.
V. Laudáte Dóminum, omnes gentes. 
R. Laudáte eum, omnes pópuli. 
V. Apérite mihi portas justítiæ. 
R. Ingréssus in eas confítébor Dómino.
V. Hæc porta Dómini. 
R. Justi intrábunt in eam. 
V. Introíte in conspéctu ejus. 
R. In exsultatióne. 
V. Dómine, exáudi oratiónem meam. 
R. Et clamor meus ad te véniat. 
V. Dóminus vobíscum. 
R. Et cum spíritu tuo.
  
ORATIO
Deus, qui per Móysem fámulum tuum pópulo Israelítico quinquagésimum annum remissiónis et Jubiléi instituísti, quo síngulos esse líberos voluísti, concéde propítius nobis fámulis Jubiléi annum auctoritáte tua institútum quo hanc portam pópulo contríto aperiri voluísti, fidéliter inchoáre, ut in eo vénia plenæ indulgéntiæ et remissiónis ómnium delictórum obténta, cum dies vocatiónis advenerit, inerrábili glória et perénni felicitáte perfruámur, per D. N. Jesu Christi. Amen

Luego, el Papa se puso de pie y se dirigió hacia la pared de ladrillos que tapiaba la Puerta Santa, y recibiendo un martillo, dio tres golpes contra el muro, y hecho esto regresó a la silla gestatoria. Los obreros continuarán la demolición. Terminados estos trabajos, se levantó de la sede gestatoria y se arrodilló delante de la puerta, donde rezó el Miserére, teniendo la cabeza descubierta y portando en todo tiempo el cirio dorado encendido. Finalizada su oración, entró el primero por la Puerta, seguido por la procesión de Cardenales, dirigiéndose hacia el Altar mayor.
 
En llegando, se arrodilló brevemente. Puesto de pie, dijo el Pater noster en baja voz:
Pater noster, qui es in Cælis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cælo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.

V. Dóminus vobíscum. 
R. Et cum spíritu tuo.

ORATIO
Actiónes nostras, quǽsumus, Dómine aspirándo prǽveni, et adjuvándo proséquere: ut cuncta nostra orátio, et operátio a te semper incípiat, et per te cœpta finiátur. Per Dóminum.

Finalizado el acto, se dirigió al Trono Pontificio para presidir el rezo de las Vísperas.
 
CLAUSURA
A causa de la gran afluencia de peregrinos que hubo en aquel año, atraídos no sólo por la Indulgencia, sino por la piedad y fervor que inspiraba el Sumo Pontífice, se había dispuesto el 16 de Diciembre de 1500 mediante el Breve Commísum nobis Coélitus que la clausura del Año Jubilar se realizase después de las segundas Vísperas de la Epifanía de 1501, y el Papa estaba aquejado por la gota, fueron delegados los cardenales Francesco Borgia (Arzobispo de Cosenza) y Giovanni Battista Ferrario (Obispo de Módena) para presidir la ceremonia.

En esta ocasión, los cardenales delegados salieron con antorchas encendidas por la puerta principal de la Basílica Petrina mientras el coro cantaba el himno Hostis Heródes ímpie. Una vez entrada la procesión por la Puerta Santa, fue exhibido a los fieles el Velo de Verónica, donde Nuestro Señor imprimió su Santa Faz. Los dichos cardenales entraron los últimos. Posteriormente, uno de los dos cardenales puso de un lado del umbral de la Puerta Santa un ladrillo de oro, y el otro cardenal colocó uno de plata al otro extremo. Los obreros terminaron de erigir la pared. Y después de recitadas algunas oraciones, el Año Jubilar de 1500 fue oficialmente clausurado.

De Alejandro VI viene la piadosa costumbre papal de extender un año más (Año Santo) los beneficios de la Indulgencia jubilar a todo el mundo Católico, y no sólo a los peregrinos presentes en Roma, como se estilaba anteriormente. Con todo, el ritual de clausura fue reformado por su sucesor Clemente VII en 1525, de la siguiente manera:

Después de recitadas las primeras vísperas de la Vigilia de la Navidad, el Papa rindió adoración a la Santa Faz, la Santa Cruz y a la Lanza (adoración que se tributa en el sentido de ser instrumentos de la Pasion de Cristo, huelga señalar). A continuación, Clemente VII pronunció la antífona Cum jucunditáte exhíbitis et cum gáudio deducímini, nam et montes et colles exsílient exspectántes vos cum gáudio, allelúja. Antífona que fue seguida, mientras el Papa salía procesionalmente por la Puerta Santa, por el canto del Salmo 126 entonado por el coro:
Nisi Dóminus ædificáverit domum, in vanum laboravérunt qui ædíficant eam.
Nisi Dóminus custodíerit civitátem, frustra vígilat qui custódit eam.
Vanum est vobis ante lucem súrgere: súrgite postquam sedéritis, qui manducátis panem dolóris.
Cum déderit diléctis suis somnum: ecce heréditas Dómini fílii: merces, fructus ventris.
Sicut sagíttæ in manu poténtis: ita fílii excussórum.
Beátus vir, qui implévit desidérium suum ex ipsis: non confundétur cum loquétur inimícis suis in porta.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.

Posteriormente, el Papa bendecía las piedras, los ladrillos y la mezcla con que sería tapiada la Puerta Santa diciendo
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit Cœlum et terram.
V. Sit nomen Dómini benedíctum.
R. Ex hoc nunc, et usque in sǽculum.
V. Lápidem, quem reprobáverunt ædificántes.
R. Hic factus est in caput ánguli.
V. Dómine, exáudi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.
 
ORATIO
Summe Deus, qui summa, média, ímaque custódis, qui omnem creatúram intrínsecus ambiéndo cóncludis, sanctífica et bénedic has creatúras lápidis, calcis, et sábuli. Per Christum Dóminum Nostrum. Amen.

El Papa asperja con agua bendita los materiales de construcción y los inciensa. Depuesta la mitra, el Papa se ciñe un mandil de estofa blanca, y estando de rodillas sobre una almohada blanca bordada en oro dispuesta en una grada cubierta de terciopelo rojo, recibe del Cardenal Penitenciario una espátula de plata sobredorada con mango de marfil, con la cual toma de un cubo, sostennido por el maestro de ceremonias, algo de mortero, que esparcirá en medio del suelo mezclado con algunas medallas de oro y plata acuñadas durante su pontificado:
Al colocar el primer mortero, en medio del umbral: In fide et virtúte Jesu Christi, Fíli Dei vivi, Al verter el mortero en el lado derecho del umbral: qui Apostolórum Príncipi dixit: Tu es Petrus, Al colocar el tercer mortero a la izquierda: et super hanc Petram ædificábo Ecclésiam meam. 
 
Luego pondrá tres ladrillos (uno de oro con su escudo papal y la inscripción N. Papa, Pont. Max. Anno Jub. xxxx., y otros dos de plata con las armas de la Basílica Vaticana y las de la Fábrica de San Pedro respectivamente) diciendo:
Al colocar el primer ladrillo: Collocámus lápidem istum primárium, Al colocar el segundo: ad claudéndam portam Sanctam Al colocar el tercero: ipso tantummodo síngulo jubilǽi anno  reseréndam. Y signa los tres ladrillos: In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
 
Luego de esto, el Papa retorna a su trono y depuesto el mandil blanco, se lava las manos. El Penitenciario Mayor, tomando una espátula de hierro con mango de madera plateada dispone otro mortero y ladrillos sobre los puestos por el Papa (previamente se colocaron sobre éstos una pequeña tabla cubierta con tela blanca nueva); siendo seguido por cuatro penitenciarios menores con casulla y delantal, que con sendas espátulas de hierro con mango de madera pintada pondrán mortero y ladrillos hasta cierta altura, continuando el trabajo doce muratori. Mientras los obreros concluyen el muro y el Papa se lava las manos, se entona el himno Cœléstis Urbs Jerúsalem, de las Vísperas de la dedicación de la Iglesia:
 
Cœléstis Urbs Jerúsalem
Beáta pacis vísio,
Quæ celsa de vivéntibus
Saxis ad astra tólleris,
Spónsæque ritu cíngeris
Mille Angelórum míllibus.
 
O sorte nupta próspera,
Dotáta Patris glória,
Respérsa sponsi grátia,
Regína formosíssima,
Christo jugáta príncipi,
Cœli corúsca cívitas.
 
Hic margarítis emícant
Paténtque cunctis óstia:
Virtúte namque prǽvia
Mortális illuc dúcitur,
Amóre Christi pércitus,
Quísquis torménta sústinet.

Scalpri salúbris íctibus,
Et tunsióne plúrima,
Fabri pólita málleo,
Hanc saxa molem cónstruunt,
Aptísque juncta néxibus
Locántur in fastígio.
 
Alto ex Olympi vértice
Summi Paréntis Fílius,
Ceu monte deséctus lapis
Terras in imas decídens,
Domus supérnæ, et ínfimæ,
Utrúmque junxit ángulum.
 
Sed illa sedes cœ́litum
Semper resúltat láudibus,
Deúmque Trinum et Únicum
Jugi canóre preedicat:
Illi canéntes júngimur
Almæ Siónis ǽmuli.

Hæc templa, Rex cœléstium,
Imple benígno lúmine:
Huc o rogátus ádveni,
Plebísque vota súscipe,
Et nostra corda júgiter
Perfúnde cœli grátia.

Hic impétrent fidélium
Voces, precésque súpplicum
Domus beátae múnera,
Partísque donis gáudeant:
Donec solúti córpore
Sedes beátas ímpleant.

Decus Parénti débitum
Sit usquequáque Altíssimo,
Natóque Patris único,
Et ínclyto Paráclito,
Cui laus, potéstas, glória,
Sit per ætérna sǽcula.

Finalizado el himno, el Papa se depone la mitra y recita los siguientes versos y la oración:
V. Salvum fac pópulo tuo, Dómine.
R. Et benedic hereditáte tuæ.
V. Esto nobis, Dómine, turris fortitúdinis.
R. A fácie inimíci.
V. Mitte nobis, Dómine, auxílium de sancto.
R. Et de Sion tuére nox.
V. Dómine, exáudi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.
 
ORATIO
Deus, qui in omni loco dominatiónis tuæ clemens et benígnus exáuditor exsístis, exáudi nos, quǽsumus, et præsta, ut inviolabilis hujus loci sanctifícatio; et benefícia tui múneris in hoc Jubilǽi anno univérsitas fidélium impetrásse lætétur. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
 
Concluida la oración se apagan los cirios y el Papa comienza el Te Deum, seguido por el coro. Luego el Auditor de la Rota presenta la cruz papal y otorga la bendición apostólica:
℣. Sit nomen Dómini benedíctum.
℟. Ex hoc nunc, et usque in sǽculum.
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit Cœlum et terram.
Benedicat vos omnipotens Deus, Pater, et Filius, et Spiritus Sanctus. Amen.

Todas estas ceremonias fueron observadas fielmente por los Papas hasta 1950, que fue el último Año Jubilar previo a la debacle deuterovaticana.
 
FUENTES:
http://il-giubileo2016.com/the_holy_door.html
Canónigo Andrea Strocchi, Compendio de Años Santos e Historia del Jubileo celebrado por el Papa León XII. 2 ed., Faenza 1826
Gaetano Moroni, Istoria delle Cappelle Papali (trad. francesa por Augustin Manavit). París, 1846-
Fray Domingo Quirico Comerma OP, Noticias acerca del Jubileo del Año Santo. Barcelona, 1826.
Giovanni Battista Leoni, Cartas familiares. Venecia, 1592.